Congreso rinde homenaje al cronista Abelardo ahumada

Cuquita de Anda

Abelardo ha sido un pilar enorme para conocer los recovecos de nuestra historia, escarba y desentraña las realidades de nuestro acontecer diario. El día 30 Abelardo Ahumada presentará su libro “Camino de Miraflores” en Manzanillo, Colima.

Abelardo Ahumada, periodista, historiador y narrador, nacido en Villa de Alvarez, Col, en 1954. Cursó la Licenciatura en Filosofía, en el Seminario Regional del Norte, de Ciudad Juárez, Chihuahua, y la de Ciencias Sociales, en la Universidad de Colima.

Es autor, entre otras varias obras, de: Andares y Desandares de los Vecinos y Estantes de la Villa de Colima en el Siglo XVI, (2007); El ataque de los pichilingues al puerto de Salagua, (Novela histórica, 2008); La Cara Oscura del Coloniaje, Colima, siglos XVII y XVIII, (2009); Gabriel Portillo del Toro, Pintor y Cartonista Colimense (2010); Un Día de Muertos en el Cementerio Municipal de Colima, (2011) y La Rebelión de los Lazarinos, (2014).

Es miembro de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores y socio de número de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos.

Actualmente se desempeña como Cronista Municipal de Colima, Presidente de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, A. C., y miembro de la directiva de la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas, A. C.

Utilizando el recurso de dos narradores ubicuos, Abelardo Ahumada intercala en estos renglones la descripción de un interesante recorrido, hecho “a lomo de mula” por uno de los principales protagonistas de la actividad político-económica y educativa del occidente de México durante la segunda mitad del siglo XIX, a través de una de las partes más verdes y agrestes del estado de Colima, con el testimonio que ese mismo personaje pudo brindar sobre algunos de los más relevantes acontecimientos de la Guerra de Reforma y la Intervención Francesa, que presenció, o de los que se enteró en primera fila, por haber sido gobernador de Colima en aquella precisa época.

Todo ello con una perspectiva que no necesariamente coincide con la versión oficial de la historia mexicana, y que, en medio de las bonitas descripciones que amenizan el alegre viaje por la selva colimota, nos brinda una mirada diferente de cuanto aconteció en nuestro país durante los cinco años en que nuestros tatarabuelos padecieron tanto por la ambición desmedida del tercero de los Napoleones, como por los errores cometidos por un presidente que, a la postre, tuvo la buena suerte de acabar convertido en prócer.

 

Comentarios

comentarios