Colima no está preparado para grandes sismos

Falta un plan integral para atender riesgos de fincas antiguas

Martha de la Torre/Anilú Salazar Mejía

La falta de una alerta sísmica, abundancia de fincas antiguas y la necesidad de una comunicación mejor coordinada para combatir rumores, son retos que se deben superar en Colima para hacer frente a un sismo como el registrado la noche del jueves en Chiapas.

“El sistema de alerta de la Ciudad de México avisó 30 segundos antes de que empezara a moverse la tierra (…) ese tiempo que se puede ganar puede salvar vidas, eso también nos hace pensar en la necesidad de contar con sistemas de alertas pues vivimos en una zona altamente sísmica”, indicó el director de Resilencia del Ayuntamiento de Colima, Jorge Adrián Ortiz Moreno.

El funcionario, cuya labor es analizar problemas como vivir en zona sísmica, para contar con una sociedad preparada, informó que por parte del sector de la construcción se ha analizado el tema de la resistencia de las fincas y destacó que hay mayor vulnerabilidad en las localizadas en el centro, no así en los nuevos desarrollos.

Destacó que también se deben revisar las fincas patrimoniales de la entidad, las cuales muchas veces no resisten ante estos fenómenos, como ocurrió con los edificios históricos de Chiapas.

Además se ha determinado que los mejores preparados son los sectores socioeconómicos medios y altos, pero los estratos bajos son sumamente vulnerables.

“Mientras haya población en condiciones de pobreza que no tiene las capacidades para tener una vivienda resistente, va a ser un factor de riesgo y generalmente en muchos fenómenos de este tipo los grupos sociales más pobres son los que son más afectados”.

Otro reto es mejorar las capacidades de coordinación y comunicación entre las diferentes entidades para hacer frente a la gran cantidad de rumores que propagan durante estos hechos, en particular por las redes sociales.

“En el desconcierto se empieza a correr mucha información de diferentes medios y es difícil para el ciudadano saber cuál es la que debe seguir”.

Una gran ventaja de los colimenses, dijo, es que aún está fresca en la memoria el sismo del 2003, porque hace que socialmente se esté relativamente un poco más preparados, pero hay una diferencia entre estar en el imaginario colectivo y tomar las mejores decisiones, por ello las familias deben hacer sus planes en casos de desastres.

Urgente, contar con una alarma sísmica

Es urgente que Colima cuente con una alerta sísmica que ayude a prevenir tragedias ante un terremoto de la magnitud registrada en días pasados, señaló la diputada única de Movimiento Ciudadano (MC), Leticia Zepeda, quien estimó necesario que se destine más presupuesto a la Unidad Estatal de Protección Civil.

“Este sismo que nos llegó en una intensidad baja realmente, nos pone nuevamente en alerta sobre el presupuesto que debemos asignar al área de Protección Civil para que pueda cumplir con sus cometidos“, señaló.

No obstante, Zepeda dijo que en estos momentos “no vale la pena decir cuánto presupuesto se debería destinar al área de Protección Civil estatal”; sin embargo, recordó que incluso las unidades de Protección Civil municipales, ni siquiera tienen un presupuesto establecido, por lo que no tienen elementos para programar y sistematizar su trabajo, ya que los recursos que actualmente reciben, dependen de lo que recaben las áreas de Tesorería de cada ayuntamiento.

“Efectivamente aquí en Colima no tenemos una alerta sísmica, tampoco tenemos alertas manuales en las comunidades, de tal manera que yo creo que es momento oportuno de alzar la voz y pedir por Protección Civil un presupuesto irreductible, un presupuesto que cubra por lo menos las cuestiones básicas de alerta y asistencia a la población y a los ciudadanos.”, puntualizó.

Comentarios

comentarios