¿Conoce el antivirus más poderoso?


“Sentido seguro”, columna de Eunice Flores

Este pasado seis de febrero se denominó el Día del Internet Seguro, donde se pretendió dedicar la fecha para concientizar a la población de tener cuidado de su navegación por la autopista de la información. Hoy quiero tocar este tema.

Muchos porteños se desviven en tener el mejor antivirus del mudo y no les importa invertir dinero para obtener el más caro, de modo que sea una versión muy completa, que no solamente les cuide de los virus, sino también del robo de sus dispositivos, pishing, spam, spyware, malware y otras amenazas que cotidianamente se asoman a nuestras vidas a través de la red mundial.

Sin embargo, creo que hay una herramienta que es más poderosa que el antivirus más caro del mundo, y además, está al alcance de usted, y sin costo alguno. Esta herramienta valiosísima se llama sentido común. Muchas veces se cae en trampas y se suelta toda la información que los del otro lado de su pantalla desean tener, por no hacer uso de la inteligencia, que para mí no es otra cosa que el sentido común.

Por ejemplo, es muy común que de cuando en cuando lleguen a los correos electrónicos emails con el asunto: “¡Te ganaste la lotería de tal país!”, y ahí andan los usuarios volados, por semejante notición; luego abren el correo, para leer todo el cuerpo de la misiva, donde ya se les piden todos sus datos personales, que dizque para ya mandarles el dinero.

Y ahí andan llenado los formularios, hasta con las manos temblorosas de la emoción; sin que hasta entonces hagan uso del sentido común; que es, el pensar primero, antes de actuar. Si no se ha comprado un boleto para participar en dicha lotería, no se puede ganar nada, simplemente no se puede. Este tipo de trampas no solamente llegan por correos electrónicos, también llegan a los teléfonos celulares, a través de mensajes SMS o de alguna red social, y con otros objetos, como: Te ganaste un carro, una casa, una suscripción a algún diario o revista, etc. Si no se participa previamente en un sorteo, es imposible que gane algo.

Esto último, el antivirus no se lo va a decir, ni tampoco va a encontrar un apartado que diga: “Detectar falta de inteligencia del usuario”. En cuanto a las redes sociales, se cometen errores fatales, como el aceptar amigos y contactos sin conocer ni saber nada de las personas que nos lanzan una invitación, pero se aceptan parapoder presumir que se ha alcanzado cierta cantidad de amigos; después, esos desconocidos le andan preguntando a uno datos personales y, muy boca-flojas, se les proporciona la información que quieren, aun cuando el sentido común o inteligencia advierte que hay algún peligro.

Aquí una vez más, el protector en tiempo real del antivirus, tampoco le va a librar de su metida de pata en las redes sociales; pero, para acabar pronto, la peor estupidez es la de instalar la computadora en la recamara de los hijos, donde usted como padre o tutor ignora la forma de navegar de sus hijos. Cuando tenga una computadora en casa, instálela en un lugar visible por todos los miembros de la familia.

No cabe duda que, para navegar con un internet seguro, usted es quien decide hacer uso de su sentido común, o confiar ciegamente en el mejor antivirus del mundo, pero creo que la inteligencia opaca al antivirus. Con todo esto, no estoy diciendo que el usar mucho el sentido común le librará al cien por ciento de los peligros de la Internet, porque no somos perfectos, pero sí le ayudará a disminuirlos considerablemente. Que tenga un bonito día.