¿Qué paso con el reencarpetamiento en Manzanillo?


“En breve comenzará; graves carencias”, columna de Eunice Flores

El pasado domingo, unas personas me abordaron para preguntarme, o más bien reclamarme, qué ha pasado con eso del reencarpetamiento de algunas vialidades de Manzanillo, pues en una de mis columnas hice el comentario que, a finales de enero o principios de febrero, comenzaban tales obras. Y que ya es 8 de febrero y no se veía claro.

Les contesté, en primer lugar, que yo no era la que iba a hacer tales obras, sino el ayuntamiento, qué yo solamente puse las fechas que a través de los diversos medios de comunicación se dieron a conocer. Pero bueno, me recordaron que, de veras, se había hecho mención que muchas vialidades de Manzanillo se iban a reencarpetar para así evitar los enormes baches que se hacen durante el tiempo de lluvias.

Pero algo ha ocasionado el retraso y como ciudadanos no sabemos cuál será el motivo. Yo no dudo ni tantito que tales obras se vayan a llevar a cabo, porque nuestra alcaldesa es una mujer muy trabajadora y hasta ahorita, lo que se ha propuesto, lo ha cumplido. Pero sí sería conveniente aclararle a los porteños el porqué no se ha iniciado con el remozamiento en mención.

Al parecer, empieza a haber descontento entre la población manzanillense, y muchas veces la emprenden contra quienes damos a conocer o comunicamos las acciones y proyectos de gobierno. Lo que yo contesté es que no se desesperaran, si el ayuntamiento lo dijo, es porque en verdad lo va a hacer y esperamos que en breve esas obras comiencen, porque yo sí le creo a la presidenta municipal.

(Foto: Radio Levy).

A través de este espacio quiero expresar mi molestia con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por la falta de algunos implementos de curación y para el tratamiento de los pacientes derechohabientes que utilizan sondas, ya que, desde hace buen tiempo no hay bolsas para tal necesidad.

Lo peor es que en Manzanillo este tipo de bolsa no se encuentra en ninguna farmacia. La situación para las personas enfermas es bastante difícil. Qué tristeza que esta institución no sea ni la sombra de lo que era en un principio, y como “Seguro de México”, deja mucho que desear. Y cuando digo que faltan bolsas para sonda, no hablo por hablar, sino que es porque tenga los pelos de la burra en la mano.

No es justo que esas personas, o al menos lo que yo conozco, y deben haber más casos, lleven una vida difícil, haciendo su enfermedad más penosa e indigna, solamente porque el IMSS no tiene ni siquiera una bolsa, y las que han tenido, son de pésima calidad, pues fácilmente se rompen.