Tenemos 60 años surtiendo hierro a Monterrey

Desarrollo de la ciudad nuevoleonés tiene su origen en Colima

Carlos Valdez Ramírez

Gran parte del desarrollo industrial de la ciudad de Monterrey, tiene su origen en nuestro subsuelo, afirmó Carlos Domínguez Ahedo, secretario de Fomento Económico.

En entrevista exclusiva para Editorial El Noticiero, relató que cuando va a la capital nuevoleonés a impartir alguna ponencia, “siempre menciono a Colima, porque somos su abastecedor de fierro.”

Recordó que nuestra entidad ha enviado mineral de hierro a Monterrey desde los primeros embarques en 1957, con la empresa Hojalata y Lámina S.A. (Hylsa), fundada en 1942, que evolucionó y hoy es Ternium.

El ‘Boom’ Regiomontano

“El desarrollo industrial de Monterrey giró alrededor de la cerveza, increíble porque ni agua había en la capital nuevoleonés pero había muchos bebedores.”

Narró que a finales del siglo XIX, nace la industria del vidrio por la necesidad del envase. “Nacen muchas empresas: unas para diseñar botellas, otras para el embalaje y nace un emporio alrededor del cartón.”

“Después, nace la necesidad de las corcholatas y hablo de la primera mitad del siglo XX; entonces, previo a la Guerra Mundial se podía traer mucho acero de los Estados Unidos y se compraban chatarras de muy alta calidad como las chatarras de ferrocarril, para hacer las pocas corcholatas que se usaban.”

Precisó que al dispararse la venta de cerveza junto con la Guerra Mundial, bajó la disponibilidad de acero en Estados Unidos y la empresa Hylsa, “en ese tiempo era pequeña y sólo producía acero para hojalata y lámina.”

Acero de Alta Calidad

Expuso que para producir ciertos aceros, por ejemplo una varilla de construcción, puede ser a través del reciclaje de chatarra; sin embargo, hay algunos que se deben hacer con unidades vírgenes, que no traigan otros elementos.

“La chatarra tiene pintura, aluminio, tiene yo que sé; está contaminada y debilitada para la función que se requiere; un tubo de alta calidad no se puede hacer con chatarra, a lo mejor alambre para gallinero, clavos, pero si quieres hacer una pieza de lámina para poder producir un automóvil o una corcholata para un refresco, esos son aceros que requieren de unidades de hierro puro para poder dar esa maleabilidad.”

Explicó que la hojalata era tan difícil de producir e Hylsa era una empresa tan pequeña que no podían generar acero de alta calidad como Altos Hornos de México.

“La escala de Hylsano permitía hacer una inversión de ese tamaño y eso dio pie a desarrollar una tecnología que ya había sido lanzada teóricamente en la India, que se llamaba Proceso Madraz.”

Pellets: Concentración de Hierro

Tras una investigación y desarrollo de ingeniería, logran producir la Planta de Reducción Directa, donde el acero extraído lo convierten en pellets mineral, unas pequeñas canicas con 77% fierro y el resto es oxígeno.

“El fierro por definición del Creador o de la naturaleza está oxidado; si uno deja un fierro tirado y no lo pintas, todo se oxida: el estado de equilibrio del fierro es oxidable.”

Abundó diciendo que lo que hacemos en Colima es sacar el mineral de las franjas de hierro en Minatitlán, vetas muy pequeñas que tienen apenas un 20% de acero.

“Se necesita demoler el cerro pero como lo tienes en forma de lodo, a la extracción hay que triturarla y depurarla a través de imanes, hasta que alcanza el 77% como pellets.”

Finalmente, detalló que ya en esa forma, el fierro se funde, “lo hago caldo, lo hago acero líquido, lo proceso, lo lamino y tengo acero de alta calidad para hacer automóviles, lavadoras, motocicletas, etcétera. Esa es la industria de la transformación con la que Nuevo León se ha convertido en el Estado industrial más avanzado de México.”, puntualizó.

Comentarios

comentarios