Urgente, prepararnos para los Tsunamis

Entre Palmeras

Columna de Eunice Flores

Después de un gran terremoto, como el ocurrido el pasado siete de septiembre, a escasos minutos que se cumpliera la medianoche, el cual fue de magnitud 8.2 grados en la escala de Richter, con epicentro en Chiapas, todos los que habitamos las zonas costeras pensamos en que pudiera desencadenarse un maremoto o tsunami.

Aunque los manzanillenses no sentimos el movimiento telúrico, sí nos dio preocupación que se saliera el mar; pues, para un fenómeno natural como el terremoto, con posibilidad de una gran ola o marejada, la distancia existente no es nada entre el territorio chiapaneco y el colimense, considerando que un tsunami viaja a gran velocidad.

Sí se lanzó la alerta de tsunami para México y países centroamericanos. Lo sucedido pues, en ese estado, que tuvo consecuencias en varios más, incluyendo a entidades del Golfo de México también, debe darnos una enseñanza, como es la de la cultura de la prevención; no solo en materia de terremotos o ciclones, sino también de las marejadas, que traspasan los límites del mar para adentrarse a la ciudad.

¿Sabía usted que si un gran movimiento telúrico tuviera su epicentro en Manzanillo, casi no tendríamos tiempo para huir? Hay un video circulando en las redes sociales que ya se ha hecho viral, donde una persona que se encuentra en un muelle, en donde se está descargando un barco, empieza a grabar el terremoto, y cuando éste apenas está a la mitad de su sacudida, el mar empieza a crecer y sobrepasa el muelle.

Nunca se observa la retirada previa de las aguas, sino que el mar traspasó repentinamente sus límites. Afortunadamente, las dos marejadas que se observan en ese video, no fueron de gran intensidad y fuerza, pero nos ilustra que prácticamente, si el epicentro fuera en nuestra zona, no tendríamos tiempo para huir a un lugar seguro, en caso que nos embistiera un tsunami.

Es triste que en Manzanillo la prevención y preparación para enfrentar un fenómeno natural se dé escasas horas antes, en caso de ciclón, tormentas fuertes, inundaciones, etc., y que nunca se nos den pláticas sobre tsunamis. Que a Protección Civil no se le ocurre, ni de chiste, hacer los señalamientos correspondientes para ascender a los cerros, en casos en que el mar pudiera adentrarse en la ciudad.

Si no se abocan a atender los casos de los Miércoles Ciudadanos, como el que solicitó cierta señora de la colonia Libertad, para que le talaran un árbol muy problemático hace ya varios meses en uno de estos eventos, menos atenderán las causas masivas. Es urgente que se trabaje en la información a la población sobre rutas de evacuación para estos casos.

Lamentablemente, en Manzanillo sí está predominando una cultura muy fea, que es la de “no informar, para no alarmar”. Si en los boletines de ciclones, por ejemplo, se puede evitar que aparezca Manzanillo como referencia, según eso, es mejor. Con esa actitud, lo único que se logra es que aumenten los daños, el número de heridos y víctimas fatales.

Porque no hay nada como la prevención, para lograr saldo blanco. Aunque la gente se alarme y se asuste, hacen las cosas siguiendo las medidas de prevención. Aunque un tsunami no se puede predecir cuándo se originará, sí se nos pueden dar pláticas constantes sobre el tema. Se sabe que después de un gran terremoto, las posibilidades que se genere uno son muy elevadas, y esto, aunque en Manzanillo no se haya sentido el movimiento.

Que tenga un bonito día.

Comentarios

comentarios