1,500 hectáreas de plátano bajo el agua


Aseguran que ninguna autoridad, nadie de los tres órdenes de gobierno ha acudido a ver la crisis que se vive en la zona.


Mil 500 hectáreas sembradas de plátano en la zona de El Chavarín, Centinela, Rancho El Coyul y Marabasco, se encuentran bajo el agua desde que el pasado 28 de agosto por las lluvias del huracán “Nora” provocó que desbordara el río Marabasco e inundó desde Cihuatlán hasta el aeropuerto.

Desde entonces han pasado 15 días en que las huertas siguen bajo el agua porque la corriente del río Marabasco sigue desbordándose ante el fracaso de los trabajos que se han realizado por parte de la Conagua para reforzar los bordos con la intención de evitar el desastre que hoy viven cientos de productores.

La grave situación que se vive en esta zona de Manzanillo, ya afectó directamente también a cientos de trabajadores del campo que fueron despedidos hace una semana del Rancho El Coyul una propiedad privada en las inmediaciones de El Chavarín y El Centinela; pero, los despidos también se dieron en otras propiedades de ejidatarios, no hay nada que hacer por el momento, solo aumenta el desempleo y la crisis.

Don Miguel Salvatierra, tiene décadas cosechando plátano, jitomate, chile y otras hortalizas; sus plantaciones también están bajo el agua como las de cientos de productores. Esta vez, asegura que ninguna autoridad, nadie de los tres órdenes de gobierno ha acudido a ver la crisis que se vive en la zona y mucho menos para ofrecer ayuda. Los caminos, las huertas inundadas y la desesperanza de saber que del gobierno no pueden esperar mucho.

 “Estamos solos, nos han abandonado a nuestra suerte”, dice. Sabe que lo peor del temporal de lluvias apenas inicia, pero los bordos del río Marabasco ya están rotos y no hay gobierno trabajando para cerrar las ventanas por donde el río sigue saliendo para correr por las parcelas incrementando el desastre ya a la vista.

Cuestiona severamente a la Conagua por no hacer lo correcto para proteger a las plantaciones y quienes viven en esa zona, que han abandonado sus casas, por los desbordamientos del río Marabasco. Lamenta que desde el gobierno federal no se construyan las presas río arriba, los bordos correctos hasta el mar y reitera el abandono en que se encuentran en esa zona del estado de Colima. No son tiempos de campañas electorales, nadie los quiere ver ni quiera saber de sus necesidades; nadie del gobierno ha acudido en su ayuda y poco o nada esperan, desde el año pasado hubo afectaciones y tampoco hubo ayuda, pero todo acrecenta la crisis que viven, que la sentirán directamente cientos de trabajadores y productores del campo.