159 menores fueron forzados a casarse

Imagen ilustrativa – Matrimonio | Foto: EspecialImagen ilustrativa – Matrimonio | Foto: Especial

Anilú Salazar Mejía

Colima, Col.- En el estado fueron detectados un total de 159 menores de edad forzados a casarse ya sea con una persona adulta o con alguien menor de edad; dentro de estos 159 matrimonios forzados se dieron casos de niñas de 15 años de edad que fueron casados con personas de 40 años o más.

Lo anterior fue dado a conocer por Abel Palomera Mesa, director de la asociación México Funciona, misma que recibió un financiamiento internacional en una convocatoria abierta por el gobierno de Canadá, para la cual se diseñó el proyecto “Prevención del Matrimonio Infantil Forzado y Precoz”, que es una problemática que existe en Colima, la cual se encuentra invisibilizada, ya que no existe ni una sola acción institucional o gubernamental que lo esté atendiendo.

Dijo que este tipo de matrimonios se dan de una persona mayor de edad con una menor de edad o entre personas menores de edad y quienes obligan a los menores a casarse son los mismos padres, los familiares, tutores o por las circunstancias en las que se podrían encontrar.

Al presentar las estadísticas para Colima Palomera Mesa señaló que “hay 141 niñas menores de 18 años que fueron forzadas u obligadas a casarse y tenemos a 18 niños en la misma situación”, de acuerdo a los datos.

Expuso que el total de los casos es el registro obtenido durante el año 2014, que es el último que se tiene.

Indicó que “encontramos a niñas desde los 15 años que son obligadas a casarse con hombre de 40 y 50 años y también tenemos a niños de 16 años que son obligados a casarse con niñas de 15 y 16 años y también hay casos de niños que son obligados a casarse con mujeres mayores de edad”.

Explicó que es los municipios costeros en donde mayormente se da este tipo de problemas, como Tecomán, Manzanillo y Armería, ya que hay características específicas que hacen que esto pueda darse, como es la zona rural en donde prevalecen hábitos, costumbres e ideas en que eso es algo normal.

“Casos específicos es cuando una familia identifica a un hombre que tiene dinero y que desea casarse, entonces obligan a su hija de 15 ó 16 años a casarse con ese hombre con la idea que les va a garantizar un bienestar económico durante su vida o que les va a dar una buena vida”.

El presidente de la asociación México Funciona presentó cuatro acciones específicas, dentro de una propuesta integral para disminuir y/o abatir este problema: Modificación a la legislación estatal en Colima en el tema de Matrimonio Infantil Forzado y Precoz, para lo cual se presentará una propuesta al Congreso del Estado en donde se haga la intención de reformar el código civil y otras leyes estatales para erradicar cualquier precepto que favorezca la existencia del matrimonio infantil.

La segunda propuesta es referente a realiza propuestas de reforma a la normatividad municipal de los 10 ayuntamientos del estado, ya que si modificamos la ley estatal y la normatividad municipal queda intacta, al final de cuentas sucede poco porque los municipios no aplicaran lo que a nivel estatal se dice.

La tercera acción corresponde a la sensibilización y capacitación a los funcionarios municipales del Registro Civil, DIF Municipal y Dirección de la Mujer para que se permita que los funcionarios sepan cómo actuar en los momentos en que se presente un caso de este tipo.

La cuarta acción es educación sexual y reproductiva a niñas, niños y adolescentes que por diversos factores puedan ser propensos a estar en una situación de matrimonio infantil forzado y precoz.

Señaló que las asociaciones civiles tenemos que meternos a este tipo de situaciones debido a que el estado no está atendiendo el problema y nosotros podemos hacer la diferencia.

Finalmente reiteró que la idea es prohibir el matrimonio de personas menores de 18 años de edad y dejar excepciones con candados para que sea mucho más difícil realizarlo, por ejemplo que haya un estudio que indique que es absolutamente necesario lograr el matrimonio, que se incluya estudios psicológicos y emocionales en donde se diga que hay cierta preparación, pero si no la hay que no se permita.