28 mil toneladas de maíz son importadas de Jalisco y Sinaloa


Carlos Valdez Ramírez

-Primera de cuatro partes –

Cuarenta mil toneladas de maíz amarillo consumimos los colimenses por año, sólo el 30% de este grano se produce en el estado, el resto se obtiene de Jalisco y Sinaloa, que son estados maiceros, informó Netzahualcóyotl Guillermo Martínez Lucatero, presidente de la Industria de la Masa y la Tortilla del estado de Colima.

En visita de cortesía a EL NOTICIERO DE COLIMA, el también candidato a presidente municipal de Colima por el Partido Encuentro Social, explicó que la problemática del maíz colimense radica en que los agricultores no están organizados.

Exteriorizó que la dificultad principal de los agricultores es la falta de rendimiento, pues Sagarpa establece que si no se cosechan de 8 a 9 toneladas por hectárea, no se debe de sembrar maíz si no otro producto que sea rentable. “Tiene que caerle el 20 al amigo del campo, que siembran 2 hectáreas, cosechan 6 toneladas y no sacan ni siquiera los costos”, dijo.

Indicó que los productores tienen que encontrar apoyos para capacitarse, recibir mejores técnicas de sembrado, aplicar los fertilizantes y aditivos que se necesitan para que la producción sea adecuada. “Si esa gente no se organiza para comprar en cantidades grandes el fertilizante, la semilla y todo lo que se necesita para la siembra, los precios independientes van a ser muy elevados”.

Por ello, dijo que a partir de la asociación conformada con más de 90 productores de maíz, han bajado recursos para el apoyo del campo, buscando comprar en volumen todo lo que se necesita para sembrar el grano, con el objetivo de que el agricultor que siembre 3 hectáreas le cueste lo mismo que al que siembra diez.

“La razón de mi participación en el Partido Encuentro Social es precisamente por 2 cosas: la primera es porque desde que soy presidente de la masa y la tortilla, siempre les he externado a lo compañeros o industriales que nuestro sector requiere de una plataforma política para subsistir”, mencionó.

Netzahualcóyotl Martínez explicó que las administraciones federales no han establecido un recurso para impulsar a la industria, aseverando que sólo en situaciones necesarias les han dado apoyos.

Recordó que antes de la administración del presidente Salinas, quien liberó la industria, se contaba con un subsidio en energía eléctrica, gas y maíz. “Se tenía un precio controlado, pero se brindaban apoyos”, dijo.

Enfatizó que cuando liberaron la industria se acabó la Conasupo, les quitaron los subsidios y los dejaron al garete. Desde ese entonces –dijo- la industria jamás había recibido un apoyo por parte del gobierno, hasta cuando se vino el problema del etanol, en la administración de Felipe Calderón, que provocó que EU dejara de mandar maíz al país y el precio subió exageradamente un 60% por lo que tuvieron que incrementar el costo.

Por lo anterior, el ex presidente de la república lanzó un programa denominado “Protortilla”, en el cual se daba un préstamo a la industria con intereses muy bajos, esencialmente para modernizar los equipos y ser más eficientes en el consumo de gas, mantenimiento, etc. Posteriormente lanzaron el “Promasa”, en donde se entregaban recursos pero atrasados. En el 2012, se entregó el último pago que correspondió a los meses de julio-diciembre de 2011.

“Lamentablemente la administración de Peña Nieto dijo que  lo iban a pagar y hasta el momento no lo han hecho. Por eso siempre externé que nuestro sector necesita una plataforma política para exigir, pues somos industria básica”, dijo.

Expresó que en las intervenciones que ha tenido en la Ciudad de México con algún diputado o senador, se hace hincapié en que al impulsar la industria de la tortilla se beneficiaría también al productor del campo.