479 aniversario de la visita del Virrey de la Nueva España al Puerto de Santiago

La ensenada donde se realizó la visita del Virrey de la Nueva España entrevista fue conocida como La Audiencia.

  • Mayor suceso local durante la Colonia
  • En nuestras playas recibió a habitantes de toda la Provincia de Colima y regiones circunvecinas a principios de noviembre de 1542
  • Desde entonces y hasta nuestros días, la ensenada donde se realizó la entrevista fue conocida como La Audiencia

Durante la época de La Colonia, la cual duró trescientos años, momento de la historia en donde nuestro actual país dependía de España bajo el nombre de Nueva España, era gobernado a través de un Virrey o Vicerrey, el cual se encargaba de todas las cuestiones de México en nombre del rey, siendo en sí mismo un pequeño rey, que gobernaba con mucha independencia y margen de maniobra, ya que la metrópoli se encontraba muy lejos allende los mares, y las comunicaciones entre el Viejo y el Nuevo Mundo eran muy difíciles y largas.

De manera que, el hecho de recibir la visita del Virrey en alguna Provincia, región o ciudad en aquellas épocas, era un suceso de extraordinaria importancia, que sacudía la paz de cualquier punto de nuestra geografía. En especial Colima era una de las zonas más apartadas y de poca trascendencia para el centro de la colonia. Al Virrey se le veía aquí, pues, como alguien muy importante, pero lejano.

Después de la Conquista, anexión y pacificación del territorio a cargo de Hernán Cortés y sus hombres, el primer Virrey que fue designado para regir los nuevos territorios para la Corona, en lo que se conoció como Nueva España (la cual comprendía territorios que hoy son parte de Estados Unidos de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe), fue Don Antonio de Mendoza, Conde de Tendilla.

Este era el hombre más importante de todo México; algo así como lo que hoy viene siendo la figura del Presidente de la República. Cuando un primer mandatario, como es el caso de nuestro actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, viene a Manzanillo o simplemente a nuestro estado, toda la atención está en este hecho, y muchas de las actividades se semiparalizan, pues todos están atentos a lo que sucederá durante su estancia, a pesar que muchas de las veces está nada más dura unas pocas horas.

Algo así sucedió pues, en noviembre de 1542, hace cuatrocientos setenta y nueve años, cuando Don Antonio Mendoza emprendió el camino desde la Metrópoli, la Ciudad de México, capital de la Nueva España, hacia la Provincia de Colima, lo cual, desde luego, representó un largo y arduo viaje, y como sucedía en el caso de personajes de la alcurnia y encumbramiento del que nos ocupa, se hizo en carruaje.

De Mendoza llegó hasta el Puerto de Santiago de Buena Esperanza, de lo cual se avisó en la Ciudad de Colima, capital regional, toda la Provincia de Colima, así como en Jalisco, Michoacán y Nayarit, por lo que las autoridades y muchas familias de todos estos lugares se aprestaron a viajar hasta el Puerto de Santiago, vecino del de Salagua, para tener una audiencia con el Gobernante del País en nombre de la Corona Española.

De Mendoza, ya instalado en algún lugar del cual no se nos da mayor información, seguramente al lado de su familia y gentes importantes de su gobierno, los recibió en la playa, sitio donde les dio unas palabras y conoció de sus problemas, quejas y necesidades. No fue unos momentos o instantes los que el Virrey estuvo aquí, sino que fue una estancia prolongada.

A partir de esa fecha histórica, que por toda la época colonial se recordó localmente, y después se continuó de boca en boca en el México ya independiente, a este punto de la costa se le llamó La Audiencia, como hasta hoy, casi quinientos años después, se le sigue llamando. La playa contigua es la de Las Hadas, llamada así por los brillos ocasionados por el fósforo que se observa en sus rocas, y que es casi segura que el Virrey visitara, y quedara prendado de sus bellezas.

La importante visita se prolongó hasta el mes de diciembre, tras lo cual partió hacia la sede de su gobierno virreinal. Por cierto que la visita también sirvió para despedir al navegante Ruy López de Villalobos, que en ese mismo noviembre de 1542, zarpó desde el vecino Puerto de Navidad, que por entonces pertenecía a la Provincia de Colima, hacia las llamadas Islas del Poniente, con proa hacia las Islas de San Lázaro (como Magallanes las nombró), y que Villalobos cambió su nombre por el de Islas Filipinas, en honor del futuro monarca español, el Rey Felipe II, que por entonces era aún el Príncipe de Asturias.

Hay que aclarar que, sin embargo, esta no fue la primera visita del Virrey de Mendoza a nuestra región, ya que el 25 de diciembre de 1539, este llegó por mar a Puerto Santo, Purificación o Juan Gallego, el cual desde entonces fue conocido por Puerto de Navidad, hoy Barra de Navidad, ya que en ese día del calendario fue cuando Don Antonio de Mendoza llegó hasta ahí.  En marzo de 1540, el Virrey recorrió nuevamente las costas de la Provincia, y tras de ello visitó la Villa de Colima, y de regresó a la Ciudad de México, ordenó la construcción del Camino Real de Colima.

Antonio de Mendoza fue Virrey de la Nueva de España, el primero de ellos, siendo su gobierno de 1535 a 1550, y posteriormente lo fue del Perú, donde permaneció de 1535 hasta su muerte en 1552.