97 % de fumadores requieren ayuda profesional


De la población fumadora, el 60 % intenta dejar el consumo y sólo el 3 por ciento de éstos lo logran por sí solos, aunque llegan a tener hasta 5 recaídas; el resto necesita apoyo profesional como el que se da en los Centros de Atención Primaria de las Adicciones (UNEME´S-CAPA) que están en Colima, Tecomán y Manzanillo, informó la Secretaría de Salud y Bienestar Social.

En el marco del Día Mundial sin Tabaco, la dependencia dijo que los grupos de edad que más acuden a solicitar ayuda a los CAPA son adolescentes y jóvenes, que en su gran mayoría (90 %) tienen consumo de sustancias ilegales y el 10 por ciento son adictos al tabaco, que es una enfermedad crónica degenerativa del sistema nervioso.

Expuso que en los citados centros se cuenta con un equipo profesional multidisciplinario, en donde se ofrece al paciente de tabaquismo un tratamiento ambulatorio, mismo que inicia el personal de Psicología con una terapia cognitivo conductual, acompañada de sesiones terapéuticas para la familia.

Cuando el problema es más severo y repercute a nivel físico y médico, añadió la dependencia, se hace una valoración médica y psiquiátrica, dando apoyo farmacológico con medicamentos o algunos sustitutos de nicotina, causa de la adicción.

Señaló que el tabaco es una de las sustancias que más consumo tienen por ser legal, pero no es saludable porque es la primera causa de muerte predecible y la puerta de entrada a las drogas ilegales, toda vez que más del 90 % de los pacientes que ingresan a las clínicas de atención especializada tienen una adicción dual o múltiple (tabaquismo-drogadicción y/o alcoholismo) e incluso trastornos emocionales o psiquiátricos.

La Secretaría de Salud informó que los CAPA se encuentran en Colima, Tecomán y Manzanillo, en donde se da orientación y atención gratuita a quienes así lo soliciten.

Recordó que el fumador afecta a todo aquel que inhale humo, de tal manera que si tiene familia y fuma en la casa, genera un proceso de oxidación en el cuerpo de sus familiares, generando crisis asmáticas, enfermedades respiratorias e incluso afectaciones de tipo cancerígeno.

Finalmente, indicó que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, cada seis segundos muere una persona a causa del tabaco, por lo que esta epidemia mundial mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600 mil son no fumadores, que mueren por haber respirado humo pasivamente.