Alimento para el alma


Rebeca Mendoza Silis

“A la cima no se llega superando a los demás, sino superándose a sí mismo” (Desconozco su autor).  ¿Cuántas veces no se hace todo lo contrario? Se quiere llegar a ella volteando más hacia afuera, viendo qué se encuentran haciendo, teniendo o viviendo quienes nos rodean, si esto se hiciera de manera positiva  crearía un gran beneficio, no obstante, la mayor parte del tiempo se hace con el fin de superarlos, de estar mejor que ellos,  se cree que eso hará sentir mejor a quien entra en competencia con los demás, pero lo único que se consigue es vivir en un constante estrés, debido al desgaste de energía que lleva el vivir insatisfecho o insatisfecha.

Lo conveniente para evitar ese tipo de desgaste, es emplear esa energía en enfocarnos en nosotros mismos y superarnos día con día, no sólo en el plano material sino en todas las áreas de nuestra vida, sobre todo en la espiritual, porque al darle prioridad se vive con mayor satisfacción y agradecimiento por lo que sí se tiene. Al estar enfocados en nuestra persona conocemos nuestras limitaciones y con qué herramientas contamos o si requerimos adquirir otras para lograrlo;  si no estamos enfocados en nosotros nos hacemos empáticos con quienes nos rodean, esto porque ya hemos experimentado en carne propia lo que cuesta superarsea sí mismo y ser espirituales nada tiene que ver con las religiones que existen;  los hechos nos lo están demostrando más que todos los sermones que nos dicen.

Ser espirituales es llevarlo a la práctica en nuestra vidadiaria, con congruencia, primero con nosotros mismos y después con quienes nos rodean, también con las situaciones que surgen y sobre todo con las que nos ponena prueba, ellas nos sirven para darnos cuenta hasta dónde somos capaces de llegar y de avanzar;  es ir más allá de lo que creemos que son nuestras limitaciones, es darnos cuenta con mayor conciencia en dónde nos encontramos parados y hacia dónde queremos dirigirnos, cómo queremos reaccionar y cómo queremos  comportarnos ante cada situación, eso no se logra al estarnos comparando o queriendo superar a los demás.

Superarse a sí mismo es adquirir el hábito de la responsabilidad, si suelo enojarme constantemente de todo y con todos, es moverme y buscar las herramientas necesarias para trabajar en ello y mejorarlo;  descubrir el porqué de mis reacciones, aprender siempre algo que no se sabe también aporta confianza y autoestima, como cocinar, repostería, otro idioma, manualidades, etc.

Pongo otro ejemplo, supongamos que  el año pasado sólo salí de vacaciones un fin de semana, tal vez en este pueda lograr hacerlo de más días e insisto y no por estar compitiendo o presumiéndolo, sino porque día con día supero mis metas, mis objetivos  y a mí misma. El querer llegar a la cima superando a los demás, tristemente sólo trae estrés, frustración y un gran desgaste innecesario, porque la realidad siempre existirá alguien que puede hacer las cosas peor o mejor que nosotros, aun estando completo o incompleto físicamente y puede ser que tenga más o que tenga menos.

Lo verdaderamente importante es ir hacia la cima siendo uno mismo,con disposición y una actitud positiva, a nuestro paso, sin violentarnos, con amor, con paciencia, con respeto y con un gran reconocimiento por todo lo logrado hasta hoy. Recuerda que somos nuestra mejor obra maestra y eso se aprecia y sobre todo se cuida.Que tengas un excelente inicio de semana lleno de hermosas bendiciones, por favor recuerda que es nuestra responsabilidad cuidar de nosotros, con respeto y con amor. Tus comentarios a [email protected]