Alimento para el alma


Rebeca Mendoza Silis.-

RESERVA TIEMPO

Reserva tiempo para reír, es la música del alma. Reserva tiempo para leer, es la base de la sabiduría. Reserva tiempo para pensar, es la fuente del poder. Reserva tiempo para trabajar, es el precio del éxito. Reserva tiempo para divertirte, es el secreto de la juventud eterna. Reserva tiempo para ser amigo, es el camino de la felicidad. Reserva tiempo para soñar, es el medio de encontrar tus objetivos. Reserva tiempo para amar y ser amado, es el privilegio de los hijos de Dios. Reserva tiempo para ser útil a los otros, esta vida es demasiado corta para que seamos egoístas. Nosotros no perdemos tiempo en la vida; lo que se pierde es la vida, al perder el tiempo. (Desconozco su autor).

Aprender a reservar, administrar, aprovechar y disfrutar nuestro tiempo, definitivamente es todo un arte y compromiso con nosotros mismos, ya que sin excepción, todos los seres humanos tenemos 24 horas durante el día, depende de cada quien si lo aprovecha o desperdicia. La diferencia podría darse en que cada uno de nosotros si administramos nuestro tiempo de acuerdo a nuestras necesidades y formas de ser, ya que lo que puede ser adecuado para mí, tal vez podría no ser adecuado para ti o para alguien más. Lo importante es conocernos y aprender a reservar y a distribuir mejor nuestro tiempo en las diferentes áreas de nuestra vida, eso nos lleva a sentirnos satisfechos, útiles, felices, seguros y plenos.

Leí que administrar el tiempo no significa hacer cambios en él, significa hacer cambios en nosotros: En nuestras actividades, prioridades y expectativas; también decía que tenemos la creencia errónea de que estar muy ocupados es ser productivos, valiosos o muy eficientes, esto sólo busca la cantidad y no la calidad de nuestras acciones, inclusive se encuentra muy relacionado con una baja autoestima, perfeccionismo y creencias equivocadas, entre otras más. En pocas palabras es una manera de no querer ver nuestra verdadera esencia, por ello nos evadimos saturándonos de compromisos, que en algunos casos ni nos benefician, ni los queremos, ni nos hacen sentirnos bien.

Los enemigos que nos encontramos por no saber reservar nuestro tiempo de una manera más eficiente son: La prisa, fijarnos metas demasiado difíciles, la falta de organización, de información,  de autodisciplina, el posponer para otro momento, la indecisión, querer realizar demasiadas cosas en muy proco tiempo y no saber establecer prioridades, pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

La mejor manera de reservar tiempo en todas las aéreas de nuestra vida es preparando las cosas con anticipación cuando no es posible, jerarquizar, aprender a decir “NO” cuando es lo que en realidad queremos, realizar primero lo que es importante, necesario e inaplazable; evitar que las cosas se conviertan en urgentes, por ello es importante prevenir que algunas situaciones terminen convirtiéndose en crisis, porque casi ningún problema nace de la noche a la mañana, por lo general dan pequeñas señales cuando inician y van creciendo poco a poco, que no queramos darnos cuenta, ya es otra cosa, por ello tendemos a negarlo, ignorarlo o evitarlo.

Separar un tiempo para nuestras actividades personales, son indispensables (Descanso, diversión, actividades familiares y sociales), si no estamos bien, no podemos tener éxito en lo que hacemos y mucho menos, disfrutarlo. Tengamos siempre muy presente que el tiempo es sólo es nuestro, es individual y de nadie más, se vuelve colectivo cuando por nuestra imprudencia y falta de compromiso, hacemos a otros perder su tiempo, sin embargo la otra persona tendrá que poner su límite de hasta donde permitirá que se abuse de su tiempo. Sólo tú puedes decidir de qué manera lo inviertes y cómo puedes mejorar su calidad, en pocas palabras eres responsable de lo que haces con él. Que tengan un excelente inicio de semana, lleno de hermosas bendiciones, recuerden que es nuestra responsabilidad cuidar de nosotros, con respeto y con amor. Sus comentarios a [email protected]