Alista SCT operativo en el puerto de Manzanillo  

Toldos dentro del recinto fiscal, uno de los puntos donde se podría llevar a cabo el operativo. | Foto: El Noticiero de ManzanilloToldos dentro del recinto fiscal, uno de los puntos donde se podría llevar a cabo el operativo. | Foto: El Noticiero de Manzanillo

Más del 95% de los camiones “burreros” no cumplen con la normatividad en cuanto a estado físico-mecánico

Un operativo express de casi 2 semanas podría ejecutarse en el puerto de Manzanillo, del lunes 9 al viernes 20 de septiembre, a cargo de la Dirección General de Autotransporte Federal de la SCT, para inspeccionar el cumplimiento de la NOM-012 que marca los pesos y dimensiones en las unidades de carga.

Ante ello, a partir de este lunes dejarán de circular cerca de 900 camiones que hacen el servicio de traslado de mercancías del puerto hacia los más de doscientos patios de carga que hay fuera del recinto fiscal.

La decisión de los llamados camiones “burreros” sobre no circular mientras esté en marcha el operativo, se debe a que más del 95% de esas unidades no cumplen con la normatividad en cuanto a estado físico-mecánico, careciendo incluso de trámites o permisos.

Debido a que corren el riesgo de ser recogidos por la grúa con todo y carga, prefieren no trabajar, situación que “impactará en la capacidad de desalojo de mercancías y por ende provocaría una saturación en los patios de las operadoras”.

Lo anterior fue señalado por el propio presidente de la asociación de transportistas locales, Adalid Román, en reunión con autoridades portuarias, tras el anunció de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Durante la última reunión de la Comunidad Portuaria de Manzanillo, el director del API, Héctor Mora Gómez; el administrador de la aduana, José de Jesús Nava Sánchez, así como representantes de operadoras, navieras y transportistas, acordaron que todavía este lunes y martes estarán buscando acuerdos con las autoridades de la SCT para hacerlo de forma que no afecte la operatividad del puerto.

Finalmente, sin los 900 camiones “burreros” podrían cancelarse hasta 700 citas con las operadoras, frenando la salida de carga principalmente de importación.