Análisis Político


Abel González Sánchez.-

Los panistas están convencidos de que solamente unidos podrían lograr una fuerza importante para enfrentar la elección del 2015 en busca de la gubernatura, y saben, además, que solos no pueden ganarla, aunque tampoco el PRI, por tal motivo ambos partidos deberán definir pronto sus alianzas con organizaciones sociales y políticas.

El PRI ya presentó a la sociedad colimense a sus 10 aspirantes en forma oficial, ya designó y mandó también a sus delegados del partido a los 10 municipios, y ha estado reorganizándose con miras a ganar este proceso, va adelantado.

En cambio, Acción Nacional apenas tiene a su nuevo presidente estatal del partido, Jesús Fuentes, surgido el domingo pasado mediante la concertación, dejando a un lado la propuesta de Jorge Luis Preciado, quien proponía a Enrique Michel para que fuera el dirigente estatal, pero al parecer la consolidación de Jesús Fuentes fue acordada por los diferentes corrientes panistas, entre ellas la de Virgilio Mendoza y la propia de Salvador Fuentes Pedroza y Pedro Peralta Rivas.

Fuentes Pedroza ocupa ahora la secretaría general de este partido y Pedro Peralta ocupará otro cargo relevante debido a que ambos declinaron, suspendiendo sus aspiraciones y pugnas por ocupar este liderazgo estatal y por el bien de la unidad política blanquiazul.

Decíamos en la columna pasada que Jesús Fuentes, nuevo líder panista, destapó inadecuadamente a dos aspirantes a la gubernatura, señalando que esos serían los gallos panistas, sin tomar en cuenta a ninguna mujer y cortando de plano a Leoncio Morán Sánchez, quien había manifestado su interés para que lo tomaran en cuenta.

Al PAN le falta camino por recorrer, la alianza interna de sus corrientes no es todavía sólida, la supuesta unidad pudiera reventar si no hay acuerdos firmes constantes para definir también candidaturas en los municipios para las alcaldías y diputaciones, pero antes tendrán que definir si habrá real alianza con el PRD, asunto que todavía no está resuelto, debido también a que los perredistas están muy enfrentados, muy divididos, y su fuerza ya no representa mucho a nivel estatal si siguen igual.

Cambiando de tema, dicen que con las reformas del registro civil y reorganización de los ayuntamientos para casarse es ya muy sencillo ahora, inclusive para divorciarse, no es tan burocrático; en cambio, en la iglesia católica ya no atienden los sábados como antes, las pláticas de confirmación o para el matrimonio, si trabajas, debes pedir permiso donde laboras entre semana y dan una sarta de requisitos para ir y venir con padres y padrinos aun cuando sean adultos, y para divorciarse por la iglesia católica es casi imposible, tienes que esperar años, me decía un amigo, por eso muchos dicen, mejor me voy a llevar a la novia y vamos a vivir en unión libre, otros son pareja desde hace muchos años, sin divorciarse civilmente ni católicamente. ¿Será cierto?

[email protected]