API, mi alma máter: Héctor Mora

Héctor MoraHéctor Mora Gómez director de la Administración Portuaria Integral (API) de Manzanillo | Foto: El Noticiero de Manzanillo

La gente que me conoce sabe que vengo de los puertos, aquí me formé: Héctor Mora

No escogemos dónde nacer, pero sí dónde vivir y Manzanillo es mi terruño, mi vida; la API es mi alma máter, señaló el capitán Héctor Mora Gómez, en entrevista para El Noticiero de Manzanillo.

“La gente que me conoce, sabe que vengo de los puertos, aquí me formé. En 1968 viví en Manzanillo, pero solo 4 meses cuando mi padre vino a crecer el muelle del espigón de Pemex. Nos venimos toda la familia y de aquí nos fuimos a Guaymas, luego a Salina Cruz, más tarde a Tuxpan y Coatzacoalcos; también me tocó trabajar en el puerto de Pajaritos”.

Primeras grúas del puerto

Las primeras grúas en el puerto de Manzanillo fueron las del capitán Héctor Mora con su empresa Arrendadora. “Yo era el operador, el ‘gruero’ del pueblo; yo movía los contenedores y las cargas con mi equipo, hice muchas dragas; cargué pilotes”, relató.

Al cumplir como director de API hace más de 10 años, emprendió una empresa de tecnología. “Hacía falta impulsar el movimiento de mercancías y empecé a investigar sistemas de tecnología aplicados a la carga; así empecé a ofertar mis servicios cuidando contenedores que llegaban al puerto, para luego ser enviados a distintos destinos”.

Paralelo a eso, asesoraba a empresas marítimas. Sin descuidar su negocio, pulió el área de servicios satelitales hasta convertirse en una exitosa empresa que hoy pertenece a sus hijas. “Me salí de la sociedad hace como 5 años; tuve que dejarlas a cargo porque acepté una invitación para ser cónsul de México en Filipinas”.

Tras su servicio diplomático, asesoró en la relación puerto-ciudad de Costa de Marfil y Camerún, al oeste de África. “Aprendí mucho en cada lugar. El puerto de Abiyán, de gran extensión, tiene poca tecnología y mucho desorden; los franceses tomaron Costa de Marfil hace muchos años y apenas hace 40 años lo liberaron; sin embargo, no se han podido levantar bien los puertos. Tienen una terminal operada por una firma francesa, con una dársena sucia.”

Luego se fue como asesor a San Pedro, un puerto a casi 5 horas de Abiyán, donde le han pedido que regrese, “pero no puedo, porque estoy muy ocupado haciendo algo que me gusta: transformar a Manzanillo desde la API”.

Te puede interesar: Mi genética es portuaria: Héctor Mora

(Segunda parte).