Así lidió Manzanillo con históricos contagios de buques


Había escasez de medicinas y era urgente la construcción del Hospital Civil

La falta de medidas sanitarias ante el constante arribo de embarcaciones de carga y pasaje, procedentes de diferentes partes del mundo, hacía que entraran a Manzanillo epidemias y mortandades.

Manzanillo siempre tuvo el anhelo de contar con un hospital con atención y personal de calidad para todos los ciudadanos, ya que además, había escasez de medicinas y vacunas.

Diversos factores propios de la región, como es el calor húmedo, las lagunas en descomposición durante la época de sequías, agravaban la situación.

Así fue a lo largo de todo el Siglo XIX y principios del XX.

Fue en el año de 1930 cuando empieza a funcionar por fin un hospital, el Hospital Cruz Azul, que se destina principalmente para combatir el más grave azote sanitario de la región en aquella época, que era la lepra.

Se trataba de un edificio de madera de dos plantas, en La Playita de En Medio. El predio era propiedad del Prof. Laureano Cervantes Vázquez, entonces Gobernador del Estado.

En julio de 1939 se inaugura el Hospital Civil de Manzanillo, edificado en San Pedrito junto a la laguna en la que se reflejó desde entonces la sólida construcción.

Por aquellos tiempos se consideraba que San Pedrito estaba ya fuera de la ciudad, y era una población aparte. Manzanillo acababa en La Playita de En Medio.

Lea el reportaje completo en nuestra edición impresa y/o digital

Se el primero en comentar en "Así lidió Manzanillo con históricos contagios de buques"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.