Autodefensas bloquean carretera


Luis Alberto de la Mora.-

Alrededor de mil personas, entre pobladores y miembros de las policías rurales y autodefensas de 24 comunidades de la zona “Tierra Caliente”, en Michoacán, mantienen un bloqueo que instalaron luego del asalto que sufrieron de parte de elementos del Ejército Mexicano.

Personas y guardias civiles provenientes de los municipios de Coahuayana, Aquila, Chinicuila y Coalcomán, se postraron en lo que antes era un retén de los autodefensas, instalado en la comunidad de Xayacalan, en Aquila; a poco más de 300 metros de un retén de la Armada.

Las personas, la mayoría armadas con palos y algunas otras con machetes, exigen la liberación de Semeí Verdía y el esclarecimiento de los hechos donde un niño de 12 años murió a causa de disparos de los soldados, cuando se encontraba mirando la televisión en un restaurante cerca del lugar.

Germán Ramírez Sánchez, comandante de las fuerzas rurales de Santa María Ostula, detalló que el asalto lo realizaron elementos del Ejército Mexicano en el retén que mantenían en la Xayacalan, en Aquila.

Ahí, con un vehículo blindado Rhino, se abrió paso entre los vehículos que integraban el bloqueo, para luego dirigirse a la comunidad de Ostula.

En ese lugar fue donde ocurrió el choque entre los elementos del Ejército Mexicano contra pobladores y guardias civiles para liberar el puente que tenían bloqueado en exigencia por la liberación de Semeí Verdía.

Fue en ese enfrentamiento que el pequeño Heriberto Reyes García, de 12 años, quien se encontraba viendo la televisión en un restaurante cerca al lugar del conflicto, recibió un disparo en la parte posterior de la cabeza, con salida en el ojo izquierdo. El menor murió poco después.

Ese mismo día, pobladores de 24 comunidades se postraron en la carretera federal Tecomán -Lázaro Cárdenas, a la altura del poblado de Xayacalan, donde mantenían ya un retén vehicular meses atrás y bloquearon el paso vehicular.

Germán Ramírez sentenció que “no nos vamos a quitar, así tengamos que dejar aquí nuestras vidas”.

El ambiente se tensó cuando cerca del mediodía, un convoy de militares, presuntamente del Ejército Mexicano, se acercó al bloqueo desde la carretera proveniente de Lázaro Cárdenas, sin embargo se detuvieron a poco más de 100 metros y se retiraron del lugar.

Asimismo, un helicóptero de la Marina Armada de México sobrevoló el área y se retiró del lugar, para poco después otro helicóptero blanco, sin características o identificaciones, realizó un sobrevuelo de reconocimiento y se retiró, lo que generó molestia entre los manifestantes que gritaban “gobierno asesino”, “soldados mataniños”, etc.

Por su parte, Héctor Zepeda Navarrete, líder de la Policía Comunitaria de Coahuayana, expuso que “hasta que nos dé una solución el gobierno” van a levantar el bloqueo. “Hasta que nos entreguen a Semeí”.

Advirtió que “en caso de que el gobierno nos quiera detener otro líder, no nos vamos a dejar”. “Hasta ahorita la gente se ha mantenido a la altura, han aguantado a pesar de que les mataron a un niño, que hirieran a su familia, a un pueblo que nomás estaba exigiendo la libertad de Semeí”.

Pocas horas después, cerca de las 6:00 de la tarde, el contingente formado por más de 50 camionetas se trasladó al puente del río Coauyana, entre los límites de Michoacán y Colima, para instalar ahí el bloqueo.

Con las mismas demandas: La liberación de Semeí Verdía y justicia por el pequeño Heriberto Reyes, muerto por una herida de bala presuntamente de elementos del Ejército Mexicano; levantaron una barricada con llantas e impidieron totalmente el paso hacia ambos sentidos.

El bloqueo continuó sin percance alguno, así como la ausencia de funcionarios de gobierno de cualquier nivel, que, salvo por la presencia de elementos de la Policía Municipal de Tecomán, del lado de Colima, el gobierno se hizo inexistente en este hecho.

LIDER DE AUTODEFENSAS

OFRECE AYUDA A COLIMA

Tras la agresión sufrida contra comunitarios y pobladores de Ostula, en la costa de Michoacán, Héctor Zepeda, líder de la Policía Comunitaria y Autodefensas de Coahuayana, reiteró la disposición de las autodefensas de este municipio michoacano para ayudar a “limpiar” el estado de Colima.

Esta denuncia, hechas en su tiempo por José Manuel Mireles y Semeí Verdía, de que ex caballeros templarios estaban refugiados en Colima, fue reiterada ante el acoso de que estos guardias civiles siguen sufriendo hoy en día.

“Todas las personas van y compran en Colima. Varias personas los han mirado en Manzanillo, en Colima, en Tecomán, osea que no pueden decir que no, hasta en Cerro de Ortega. A nosotros no nos pueden engañar”.

Héctor Zepeda dejó en claro que “nosotros sabemos claramente: estamos en frontera con Colima, los familiares, nuestros amigos, la gente aquí del municipio van a Colima”. Sabemos que hasta unos tienen hasta equipo de futbol”.

Mencionó la “invitación” a Colima de que “si nos dieran la oportunidad de cruzar ya lo hubiéramos hecho, desde cuando nos hubiéramos brincado para allá”.

“El día que la gente de Colima se harte se quiera decidir estamos para brincarle nada más. ¿Qué nos cuesta? Nada nos cuesta”.