Campos podría ser centro maquilador


Carlos Valdez Ramírez.-

La comunidad de Campos se podría convertir en un centro maquilador de hacerse realidad el puerto de Cuyutlán, donde se instalarían empresas armadoras de carros, ensambladoras y de maquinaria que genere empleos y crecimiento en esta zona.

Además las empresas deben construirse dentro de una zona fiscalizada, para aprovechar ciertos beneficios y así evitarían el pago de la mercancía que entra al país, por estar en zona libre, porque al transformar la mercancía generan productos terminados que se estarían exportando de Manzanillo al resto del mundo.

Se generaría una gran riqueza porque se utilizarían muchos proveedores locales y una enorme cantidad de mano de obra colimense, pero se requiere de toda una infraestructura para detonar la industria de transformación.

En Manzanillo sólo existen dos industrias de transformación, una de ellas es Peña Colorada y la otra es una empresa que se dedica a la fabricación de un cable especial, rumbo a Jalipa.

Lo anterior lo dio a conocer el director de la empresa logística Grupo Jaco, Héctor Urióstegui, quien destacó que ahora debe crearse una zona portuaria industrial que permita el crecimiento de Manzanillo, para ello debe haber una zona especial para contenedores, dado que Cuyutlán tiene espacio para crearlo, cuya extensión es muy amplia, desde Campos hasta la Caseta de peaje, incluso a Tecomán y convertirlo en un verdadero corredor industrial, del que tanto se ha hablado.

Comentó que de los contenedores que ingresan al puerto, el 80 por ciento regresan vacíos, por lo que se debe implementar una estrategia para que estos regresen llenos y para ello se debe apuntalar la agroindustria.

Asia resultaría un buen mercado para la exportación de productos del campo, bajo el esquema de logística de traslados, aprovechando nuestra zona que es ideal para la agricultura, porcicultura y ganadería; también se debe privilegiar la exportación de productos perecederos, como el huevo, patitas de pollo, pescado, camarón; permitiendo darle un uso más competitivo al puerto.

Por último, Héctor Urióstegui, señaló que primero se abatiría el desempleo,  generaría progreso en toda la ciudad y este atraería a los inversionistas.