Centro Histórico sufre abandono


El Centro Histórico dejó de ser un lugar atractivo para vivir debido al serio problema de abandono que sufren comerciantes y habitantes, la falta de atractivos, zonas de esparcimiento, constantes y prolongadas obras que se ejecutan, ha provocado que la gente busque en otras colonias de la ciudad, el mejor lugar para reubicarse.

Esta migración masiva se debe a que no han sido escuchadas sus demandas de reubicar la Terminal de Hidrocarburos de Pemex y aprovechar la Laguna de Cuyutlán para su reinstalación, porque en el lugar que se encuentra actualmente representa un riesgo latente para la población, además de que con las instalaciones marítimas donde se ubican varias industrias como la Termoeléctrica, regasificadora, Gas Z y Global Gas, resulta impráctico tenerla dentro de la ciudad.

Lo anterior lo expresó el ingeniero Héctor Urióstegui, especialista en logística portuaria, en entrevista exclusiva a EL NOTICIERO DE MANZANILLO, quien explicó que a pesar de que se tiene un gasoducto que comunica la terminal a sus tanques, el peligro sigue latente porque continúa activa en un lugar donde viven miles de personas.

Destacó que al parecer todavía falta mucho tiempo para que se logre sacar la terminal de combustibles hacia la Laguna de Cuyutlán, porque con las obras que se realizan para la construcción del túnel ferroviario se están renovando las tuberías, lo que significa que faltará mucho tiempo para poder ver cristalizado el sueño de los manzanillenses, sobre todo que se vuelva a utilizar la zona donde se encuentra Pemex, como el tradicional paseo del rompeolas de los años cuarenta o cincuentas, que se construyó  en el año 1900, junto con las secciones este y oeste de su malecón, y su muelle fiscal.

Recordó que en julio de 2006 se presentó un problema por el derrame de más de 44 mil litros de combustóleo en el Centro Histórico, al fracturarse un ducto de Pemex que abastecía a la termoeléctrica, donde el carburante se filtró por las alcantarillas, una cantidad aproximada de 3 mil litros que llegaron hasta la bahía de Manzanillo.

Inicialmente se creía que los trabajos de limpieza terminarían en 48 horas, pero tardaron una semana lo que ocasionó que se acordonaran dos kilómetros de la bahía con barreras flotantes para contener el derrame.

En otro tema, Urióstegui Moreno, señaló que se debe confinar la vialidad alterna para el uso de pipas de gas, para evitar que pasen por el centro y que lo hagan por el libramiento, por la zona destinada para este tipo de cargas, que se encuentra casi terminada.

Destacó que por el momento la obra está en suspenso por integrantes del Sindicato de la Unión de Pescadores, por lo que espera que no se llegue a presentar otro incidente como el de la pipa que se incendió en El Colomo, los hechos referidos -dijo- le dan fuerza a la idea de que si todo lo del combustóleo se encontrara en una zona especial para la terminal de combustibles, dejaría de representar un peligro para la población.