Colima, uno de los estados con menos corrupción


Martina Ornelas.-

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), revelados por el Instituto Mexicano para la Competitividad y por el Centro de Investigación y Docencia Económicas,  ubican a Colima como el cuarto estado con el menor índice de corrupción de todo el país.

La más reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (Encig), realizada por el Inegi, estima que a nivel nacional la tasa de prevalencia por cada 100 mil habitantes es de 12 mil 080 víctimas de corrupción, es decir, más del 12 por ciento de los mexicanos la padecieron en 2013.

Sonora, con 5.1 por ciento de su población, es el que menos víctimas de corrupción registra; seguido por Guerrero, con 5.8%; Tamaulipas, 6.0%; Colima, 6.2%, y Aguascalientes, 6.3%.

El estudio “México: Anatomía de la Corrupción”, realizado por el Imco y el Cide, coordinado por María Amparo Casar Pérez, retrata cómo nos vemos los mexicanos a nosotros mismos y cómo nos perciben y califican en el mundo en materia de corrupción.

En ese sentido, en el apartado “Percepción sobre Frecuencia de Corrupción en los Estados”, la investigadora expuso que la percepción que los mexicanos tienen sobre la corrupción en sus entidades federativas, coloca a Colima como la quinta entidad con la percepción más baja, teniendo una percepción menor sólo Campeche, Aguascalientes, Yucatán y Querétaro.

De acuerdo con la investigación de Casar Pérez, en todos los estados de la República, más del 65 por ciento de la población percibe corrupción en el sector público, siendo los partidos políticos los que se registran como los más corruptos.

De esta forma, la investigación detalla que las instituciones que se perciben como más corruptas son los partidos políticos (91%), la policía (90%), los funcionarios públicos, el Poder Legislativo (83%) y el Poder Judicial (80%).

Asimismo, la investigadora sostiene que para erradicar la corrupción es imperativo localizarla, medir su extensión, identificar sus causas, encontrar las áreas de riesgo que permiten su reproducción, examinar sus mecanismos de operación, exhibir sus efectos y estudiar las experiencias exitosas en su combate.