Crónica del desalojo de comunidades aledañas al volcán


* Pobladores de La Becerrera y La Yerbabuena fueron evacuados

* Personal de Protección  Civil trasladaron a la gente a albergues

Karla Gabriela Gómez Torres.-

El viernes 10 de julio, Fernando Gudiño, comisario de la comunidad de La Becerrera recibió una llamada de la Dirección de Protección Civil del estado para que acudiera a una reunión donde se abordaría el tema del volcán debido a que estaba presentando exhalaciones más frecuentes.

En dicha reunión estuvo presente Melchor Ursúa Quiroz, director general de Protección Civil de Colima, Ricardo Ursúa, director operativo, personal de PC de Comala y el vulcanólogo de la Universidad de Colima, Carlos Navarro.

TRAS2Cerca de las 8 de la noche cuando se terminó la reunión, el personal de Protección Civil se encontraba en la periferia de exploración cuando se apreció el desprendimiento de parte del domo del volcán de Colima con grandes cantidades de lava o magma por el lado sur, esto provocó un gran alud de piedra volcánica pulverizada junto con ceniza.

En ese momento Fernando Gudiño utilizó el altavoz para avisar a los habitantes de La Becerrera que llegarían camionetas de Protección Civil para desalojarlos.

Los habitantes de manera voluntaria acudieron al punto de reunión que fue el jardín de la comunidad, donde abordaron las camionetas que los trasladarían a lugares indicados por Protección Civil para recibirlos.

Fernando Gudiño, quien nació en La Becerrera manifestó con asombro que a sus 37 años es lo más fuerte que le ha tocado vivir, pero sus padres sí vieron cuando bajó la lava hace mucho tiempo por el río de la Lumbre.

En las camionetas de Protección Civil se comenzó a evacuar a los primeros en su mayoría mujeres y niños, aproximadamente 40 personas de La Yerbabuena y La Becerrera. El paso ya estaba restringido en el cruce de Carrizalillos, por lo que el dueño de la tienda del centro turístico Laguna La María se encontraba  bastante molesto con elementos de PC, ya que dijo lo afectaron económicamente, pues no había vendido nada y el centro turístico se encontraba vacío.

TRAS3La patrulla de la policía estatal de Colima también hizo lo suyo, quienes pedían a los pobladores de la Becerrera que se encontraban ingiriendo bebidas embriagantes por la fiesta de fin de cursos de la primaria del lugar, que fueran a sus casas porque serían evacuados de la comunidad.

Ya en la Yerbabuena, que es la población más cercana al volcán, elementos de PC realizaron la primera evacuación de gente de manera voluntaria, sólo se quedaron 16 personas después de que las autoridades les informaran que la situación no era alarmante.

Se informó que los techos de la comunidad quedaron cubiertos totalmente de ceniza, la cual se forma como cemento y si hay agua se puede car el techo.

En el informe oficial se habló de una actividad efusiva de varios minutos que ocasionó la densa ceniza, principalmente en la zona de La Yerbabuena, donde se evacuaron esa misma noche 40 personas de ese sitio y algunas cuantas de La Becerrera, que en ese momento a la media noche no eran ni el 30%,  para las dos de la mañana con la presencia ya de los militares del Ejército Mexicano fue más la gente que se animó a dejar sus hogares para acudir a un buen resguardo.

Todos fueron colocados en el albergue temporal del plantel educativo “Vasco de Quiroga”  de Comala, donde además los esperaba la Caravana de la Salud de un programa federal donde en el primer contacto les dotaban de gel en sus manos y eran revisados en su totalidad, y acompañados por personal del DIF Estatal Colima, a sus aposentos uno para varones y otro para mujeres, así como platicaban con personal de psicología del DIF, pues algunas mujeres presentaban crisis nerviosas.