¿Cual será el nuevo perfil del funcionario en Colima?

Ignacio Peralta Sánchez, Gobernador de Colima | Foto: EspecialIgnacio Peralta Sánchez, Gobernador de Colima | Foto: Especial

Nos estamos preparando para lo que será el último tercio de nuestra administración: Ignacio Peralta

Hay cuatro mensajes de corto plazo que sirven, sin duda, para el diseño del futuro y, en consecuencia, para comprender cómo será la tercera y última parte del sexenio de José Ignacio Peralta Sánchez como gobernador constitucional del estado:

1.- El Ejemplo Incode: Hace unos meses, Peralta Sánchez nombró a la voleibolista Ciria Salazar como directora del Instituto Colimense del Deporte, en lugar de Fernando Mendoza, quien es considerado, uno de los amigos más leales y cercanos al mandatario.

Fue una jugada experimental de ajedrez político: Salazar, se sabe, tiene una estrecha amistad con Ana Gabriela Guevara, la ex velocista y actual directora de la Comisión Nacional del Deporte. En los primeros meses, el saldo de la amistad Guevara-Salazar está a la vista de todos: Colima fue sede de una Olimpiada Juvenil, fue sede de la Copa Panamericana de Voleibol, un evento de élite a nivel mundial y está siendo, en este momento, sede del Campeonato Mundial Amateur de Ajedrez, otro evento de clase mundial.

El mensaje, pero sobre todo los resultados, están sobre la mesa: Ciria Salazar tuvo el tino de conseguir las llaves para abrir las puertas de la Conade a nivel nacional. Pero, en lo local, también se aplicó una nueva estrategia: Rodear a Salazar de talento, de cabilderos políticos que le permitan diseñar estrategias para bajar recursos del ámbito federal.

2.- El Anuncio de los Cambios: Hace 10 días, al reunirse con campesinos de todos los puntos del estado, momentos antes de abordar su camioneta, el gobernador Peralta le dijo al líder de la CNC, Martell Martínez y a los dirigentes del ejido Suchitlán en Comala que “estén atentos, porque pronto anunciaremos varios cambios en el gabinete, en donde nosotros esperamos dar resultados satisfactorios para la gente. Nos estamos preparando para lo que será el último tercio de nuestra administración”.

Desde ese día, muchos de los integrantes de la clase política se están haciendo la misma pregunta ¿quiénes son los que se van y quiénes los que llegan?, ¿cuál será el perfil de los nuevos integrantes del gabinete legal y ampliado?

3.- Las Tres Horas con el Gabinete: El viernes 28 de junio, en una reunión a puerta cerrada con los integrantes del gabinete legal, durante más de tres horas, el gobernador Ignacio Peralta habló fuerte y dejó en claro que vienen tiempos muy complicados para Colima, sobre todo en materia económica, entendiendo que el Gobierno Federal está cerrando las llaves de las finanzas en los distintos programas de las diferentes secretarías.

Y dijo ahí, qué es lo que quiere de todos los servidores públicos que están bajo su mando: “Necesitamos ya no sólo responsabilidad, honestidad y talento, necesitamos una comprensión adecuada de los nuevos tiempos. Necesitamos estadistas que sean capaces de ir a tocar las puertas en el Gobierno de la República y generar las condiciones para bajar recursos y solucionar de esa manera las necesidades de Colima. Quiero funcionarios que tengan la llave para abrir las puertas adecuadas. Estamos ante una nueva realidad y tenemos que adecuarnos con compromiso y con talento”.

No lo dijo, pero en el ambiente quedó sobre la mesa la conclusión: Secretarios o directores que no sean capaces de generar condiciones para bajar recursos al estado se irán para su casa. El nuevo tiempo y la Cuarta Transformación reclaman de servidores públicos cabilderos, capaces de comprender y adaptarse a las dificultades del nuevo régimen.

4.- El Nombramiento de Leticia: Y el lunes por la tarde, a través de un comunicado de prensa, el gobernador Ignacio Peralta anunció que Leticia Delgado Carrillo ha sido designada como encargada de despacho de la Secretaría de Salud. Una jugada de ajedrez político que impacta, de lleno, en el tema de la sucesión, sí, pero también, un movimiento que muestra el humor político que trae el gobernador Peralta.

De entrada, la opinión pública percibía que los doctores José Rivas Guzmán y Alberto Covarrubias Bermejo eran los favoritos para ocupar el cargo. Peralta envió un mensaje claro: En su lectura actual, la realidad de la Secretaría de Salud necesita de una administradora, de una financiera. Podrán molestarse los integrantes del Colegio de Médicos, pero el problema real es de pesos y sin alguien que estabilice las finanzas, tarde o temprano, así la dirijan diez doctores de manera consecutiva, la Secretaría de Salud seguiría avanzando en ruta de colapso.

Pero el nombramiento de Leticia Delgado como encargada de despacho lleva otro mensaje oculto: La van a cobijar con estructuras leales al gobernador Peralta Sánchez. En este momento, los mandos medios de la Secretaría obedecen a los intereses de Carlos Salazar Silva, de Federico Villaseñor y de Miguel Becerra, los tres ex secretarios que incrementaron en un 32 por ciento la nómina de mandos medios.

Leticia Delgado Carrillo tiene el apellido necesario para abrir puertas en la ciudad de México. Pero, es responsabilidad moral y política del gobernador y de su staf cercano, el generarle las condiciones necesarias para que realice una gestión exitosa. El mismo caso de lo que sucedió con Ciria Salazar en el Incode.

Así las cosas amable lector, se perciben tiempos de cambio en el gabinete del inquilino de Casa de Gobierno. Y Hay que ir analizando perfiles de quiénes podrían ser los colimenses que son muy bien vistos en las entrañas de la Cuarta Transformación.

Parece que al gobernador Peralta le urge un trabajo de “scouteo” para identificar a los colimenses que tenga en el pecho el doble tatuaje: El de ser seguidores de López Obrador y el de simpatizar con el gobierno Peraltista. En esa compleja ecuación está el éxito o el fracaso del Peraltismo para los próximos tres años. Al tiempo.