Curas proselitistas serán suspendidos


Anilú Salazar Mejía.-

Los sacerdotes no tienen permitido pronunciarse por un partido o un candidato durante sus sermones, de lo contrario podrían ser suspendidos de estar al frente de una comunidad, indicó el obispo Marcelino Hernández.

En entrevista con EL NOTICIERO DE COLIMA mencionó que todos los sacerdotes tienen sin duda sus preferencias políticas, “pero sin derecho a expresarlas”, dijo.

Si un sacerdote lo hiciera “se vería en problemas él para estar al frente de una comunidad, porque le estaría faltando el respeto a los ciudadanos”.

Comentó que también, no tienen permitido hacer actos de presencia en manifestaciones o mítines de candidatos o partidos; él mismo como obispo, dijo, no acudirá a ningún acto político.

“El sacerdote puede hacer un llamado en conciencia, a la parte espiritual de la persona, se le aconseja, ‘preséntate y vota, pero hazlo con responsabilidad”.

Comentó que el sacerdote sí puede recibir a los candidatos, saludarlos, confesarlos, “puede escuchar a quien sea, que venga de cualquier partido, pero nunca comprometerse, sería un error; tan católicos son unos como otros”.

El Obispo comentó que tampoco se pueden usar templos ni capillas para reuniones políticas, “porque se podría malinterpretar, suponiendo que el lugar es del pueblo, que se prestan porque son salones de la comunidad, se permite que se junten los de un partido, pero también los de los otros”.

“Los sacerdotes tienen desde luego preferencias políticas por un partido, pero sin derecho a expresarlas, porque tienen un micrófono y abusaría diciendo ‘mi candidato es éste, ‘vote por el que yo voto’ y eso es asaltar a su derecho de libertad de expresar su voluntad”.

Comentó que la misión es “tengo que ayudarle a que conozca los candidatos como sacerdote”.

“Tenemos que ser muy discretos en lo que pensamos y podemos escuchar comentarios, pero nunca influir para que se pronuncien por un candidato u otro, es deshonesto”.

Resaltó que un sacerdote tampoco puede ser candidato por algún partido, “sería aprovecharse de su ascendencia para votar o se lleva de corbata a los otros fieles que podrían ser de otro partido”.