¿Dejaría a su mascota por rentar un departamento?


“Mudarse junto con ellos”, columna de Eunice Flores

Los manzanillenses hemos mejorado mucho en cuanto al cuidado hacia los animales. Contamos con varias asociaciones que los protegen, esterilizan, desparasitan, vacunan y dan en adopción. El maltrato a estos seres sintientes e indefensos ha disminuido. Quienes tenemos mascotas los cuidamos mejor que las generaciones pasadas.

Sin embargo, el avance es muy lento, porque todavía hay algunas áreas que se tienen que mejorar en la protección animal, entre ellas la admisión de mascotas en los hoteles porteños. En otros destinos, ya se cuenta con el servicio, aun cuando son hoteles de mediana calidad; sin embargo, en Manzanillo los hoteles no admiten el hospedaje con mascotas, por lo menos, yo no he sabido de ninguno.

Quienes rentan casas o departamentos, niegan a los inquilinos el inmueble, si cuentan con perros o gatos como mascotas. Esto es discriminación. Muchos caseros argumentan que no les permiten a sus inquilinos el tener animales, porque estos son muy escandalosos. En el caso de los perros, ladran mucho. Creo, que tampoco debieran dedicarse a la renta de departamentos o casas, pues hay arrendadores que escandalizan más que un perro, cuando ponen su música a muy altos decibeles o cuando discuten entre pareja a gritos y peor, si están bajo el influjo del alcohol.

Los escándalos muchas veces son tan problemáticos, que hasta la policía tiene que intervenir, por la alteración del orden público, mientras que con los canes, nadie llama a la policía por sus ladridos, pues son más civilizados que muchos seres humanos. Cuando lo hacen, es por una verdadera necesidad que están expresando.

Y, ¿qué decir de los gatos? A los felinos se les desprecia todavía más, pues los consideran animales poco útiles, y nada más lejos de la realidad; pues en donde hay un minino, difícilmente habrá bichos, especialmente roedores. Pero, desgraciadamente, los renteros ignoran los beneficios que los gatunos pueden aportar.

Las familias que desgraciadamente tienen que pagar el alquiler de una casa o departamento, se acaban deshaciendo de sus mascotas forzadamente, porque casi en ningún lado son admitidos con ellas. Se tienen que ver en la necesidad de abandonarlos a su suerte, o llevarlos a un refugio, cuando sería más fácil que se les diera el derecho a tenerlos bajo reglamentos, como puede ser el que los canes no ladren demasiado (se les puede educar fácilmente para ello), que no ensucien en las áreas comunes y que no sean de razas peligrosas, como Pitbulls o American Stanford, en cuanto a los perrunos. Además, que estén esterilizados y vacunados contra la rabia. Igualmente los gatos deben estar esterilizados y vacunados contra la rabia.

De esta manera, habría menos animalitos en situación de calle, porque sus propietarios podrían tenerlos con ellos, aún cuando estén pagando el alquiler de una casa o departamento. Además, las mascotas no son simples bestias; son parte de muchas familias porteñas, y se les ve, se les quiere y trata como si fueran hijos humanos. Si en alguna familia hay hijos problemáticos, no se les tira, ¿verdad? Ni se les deja tampoco a su suerte en una plaza pública, o se les lleva a un albergue. Se lidia con ellos hasta que forman su propio hogar. Con los animales debiera suceder lo mismo.

Una vez que se adopta a una mascota, se tiene que vivir con ella y mudarse junto con la familia, cuando esta tiene que cambiar de casa por una razón u otra.

*Que tenga un bonito día.

Se el primero en comentar en "¿Dejaría a su mascota por rentar un departamento?"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.