Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán.-

La recta final: De acuerdo con el calendario electoral, faltan cuatro semanas y dos días para que las campañas políticas lleguen a su fin.

Se pueden escribir una y mil cosas sobre el actual proceso electoral, pero en la práctica, no hay nada para nadie. Un mes es un mundo de tiempo, en el que se pueden corregir errores, cambiar tendencias, hundir líderes.

En la lucha por la gubernatura del estado, la recta final está entre el priísta José Ignacio Peralta Sánchez y el panista Jorge Luis Preciado Rodríguez. Leoncio Morán y Martha Zepeda, del MC y del PRD, respectivamente, se disputan el tercer lugar de la contienda. El resto de los partidos y de los candidatos, queda la impresión, estarán luchando por su supervivencia política.

Ya estamos en la recta final y en consecuencia, son los días más delicados del actual proceso electoral.

Las vencidas: Uno de los enfrentamientos más interesantes que estamos observando en el actual proceso electoral es la batalla por la presidencia municipal de Manzanillo, en donde la panista Gabriela Benavides Cobos y el priísta Francisco Zepeda González sostienen una lucha de poder a poder, en donde nadie, en su sano juicio, se atreve a hacer un pronóstico de lo que podría pasar el siete de junio.

“Gaby” y “Pico”, como los conocen en el puerto, son dos pesos medianos de la política estatal. El que gane, sin duda, tendrá muchas posibilidades de ser reelecto en los comicios generales del 2018, pero también llegará con boleto de participación para la sucesión del 2021, cuando se elegirá gobernador del estado.

Además, existe un ingrediente adicional en el choque “Gaby”-“Pico”: La primera es hija política de Virgilio Mendoza y el segundo es hijo de Nabor Ochoa López. Por lo tanto, en la práctica, los porteños elegirán a quien quieren más y quien se queda como jefe de la plaza política del puerto: ¿Nabor o Virgilio?

El ahijado: Una de las campañas que más ha llamado la atención es la de “Lupillo” García Negrete, candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la presidencia municipal de Tecomán: De perfil dicharachero, con origen campesino y un discurso popular, no son pocos los que piensan que está a unos días de dar el campanazo y sustituir en la Sala Oval de la alcaldía a Héctor Raúl Vázquez Montes.

Sin embargo, lo que pocos saben es que “Lupillo” García tiene una de sus principales alianzas con el ex gobernador Fernando Moreno Peña. En Tecomán, es un secreto a voces que “Lupillo” recibe todo el respaldo de muchos de los principales amigos de Moreno, lo que lleva a la conclusión, de que muchos de los seguidores y operadores políticos del candidato del PAN, son militantes del PRI.

Pero con la suspicacia llega el sospechosismo: En las entrañas del panismo tienen dudas sobre las verdaderas simpatías políticas de “Lupillo”. Hay muchos que piensan que sus estructuras están promoviendo el voto para el PAN por la alcaldía y para el PRI por la gubernatura. Total, que en la tierra de las iguanas, también existe el rumor de que la contienda ya se volvió un revoltijo.

Los límites: La geografía del estado de Colima nos ubica, en el presente, en el renglón de la mala suerte. Somos vecinos de dos estados catalogados por los sistemas de seguridad de este país como de los que tienen problemas más graves de inseguridad: Jalisco y Michoacán.

En el caso de los tapatíos, son la cuna del grupo Jalisco Nueva Generación, considerado, en el presente, como uno de los más poderosos de México. Y en el caso de Michoacán, son la cuna de Los Caballeros Templarios, otra organización que, según los datos de las autoridades, tienen mucha influencia sobre lo que sucede en Colima.

Por lo tanto, nuestra pequeña patria chica se encuentra a dos fuegos. Jalisco y Michoacán son entidades federativas que se han visto convulsionadas por la delincuencia organizada y en medio de esta lectura, se encuentran los narcobloqueos que se perpetraron en las carreteras de Colima el pasado fin de semana.

En fin, tenemos el puerto, un diamante en cuestión económica, pero estamos rodeados por Jalisco y Michoacán, entidades que, insistimos, son, en este momento, dos de las más violentas de México.

Seguridad: Luego de los bloqueos del viernes pasado, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) alzó la voz:

“Ante los diversos hechos de violencia que se han suscitado en diferentes regiones del país, el PRI solicitará a las autoridades reforzar las medidas de seguridad para sus candidatos a un puesto de elección popular”.

Al condenar el asesinato de su candidato a la alcaldía de Chilapa, Ulises Fabián Quiroz, y también por los hechos violentos ocurridos en Jalisco, Colima, Michoacán y Guanajuato, el dirigente partidario demandó actuar con energía y de manera expedita para capturar a los responsables de estos actos al margen de la ley.

“Hemos pedido una pronta y certera investigación de los hechos en los que perdió la vida nuestro candidato de Chilapa, porque a quienes pretenden amagar a los ciudadanos y hacerlos que no vayan a las urnas, les decimos que se equivocan; la mejor forma de hacerle frente a la política de la fuerza, es poniendo la fuerza de la política”, aseveró.

Expresó su confianza en que las Fuerzas Armadas, junto con la Policía Federal, regresarán la tranquilidad en el estado de Jalisco y pondrán tras las rejas a quienes alteraron la tranquilidad en esa entidad.