Del Mar al Volcán


Carlos Valdez Ramírez/J. Baldomero Díaz Gaytán.-

Destitución: Marcos Baños, presidente de la Comisión de Vinculación con los Organismos Públicos Electorales del Instituto Nacional Electoral (INE), confirmó que se ha turnado ante la Comisión respectiva la petición formal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para remover a la presidenta del Instituto Electoral del Estado (IEE) de Colima, Felicitas Alejandra Valladares Anguiano.

De acuerdo con la declaración del alto funcionario del INE, los argumentos que ha presentado el PRI giran en torno a que la presidenta del IEE Colima no garantizó la equidad de la contienda, al dar como ganador al panista Jorge Luis Preciado Rodríguez en la elección por la gubernatura cuando aún no se contabilizaban la totalidad de las actas en los Consejos Municipales.

No cabe duda, hay muchos elementos jurídicos y políticos para destituir a Alejandra Valladares de su cargo como presidenta del IEE. El más importante, que sus declaraciones ya no son confiables. O lo que es lo mismo, sus conceptos ya son “chimultrufiescos”, porque, al igual que sucedía con el célebre personaje de Chespirito, “como dice una cosa, dice otra”.

Discurso I: Han pasado 10 días desde la elección del pasado siete de junio y los discursos de los protagonistas inundan la prensa y las redes sociales.

El ganador de la elección, José Ignacio Peralta Sánchez, comentó ante los medios de comunicación lo siguiente: “Debemos entender el mensaje, el grito desesperado que nos han dado los colimenses en las urnas. Están pidiendo un cambio en la forma de hacer política, pero también, en la forma de verla”.

Ayer, en una entrevista que concedió al periódico “El Universal”, el virtual gobernador electo mencionó: “Son tiempos de cambio y hay que saber interpretar lo que piden los ciudadanos en las urnas. Pero también es tiempo de cicatrizar las heridas y las diferencias que se abrieron a lo largo del proceso electoral. Es tiempo de construir el Colima que todos estamos anhelando”.

José Ignacio Peralta, se lee en sus mensajes, empieza a pensar ya en lo que sucederá después del primero de noviembre.

Discurso II: Por su parte, el candidato del Partido Acción Nacional, Jorge Luis Preciado Rodríguez, sigue enviando sólidos mensajes que giran en torno a que su instituto político ha tomado la decisión de impugnar la elección del siete de junio. Y asegura: “Tenemos todos los elementos que se necesitan para pensar que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) podría anular la elección”.

Fuentes del búnker jurídico de Acción Nacional filtraron a “Del Mar al Volcán” el siguiente dato: “Una de las principales razones por las que se va a impugnar la elección es porque el Gobierno del Estado tuvo una intromisión clave en la contienda”. Se informa que “en poder del PAN existen múltiples evidencias que confirman que el gobernador Mario Anguiano tomó partido en el último tramo del proceso, apoyando con todo al candidato del PRI, José Ignacio Peralta”.

El discurso de Jorge Luis en las últimas horas gira en torno a la impugnación. Pero también, con un objetivo de alta precisión: Hasta donde se sabe, no busca darle la vuelta al resultado de la contienda, lo que quiere, se lo ha dicho a varios de sus colaboradores cercanos, es anular la elección.

 Avergonzados: Quienes se encuentran, como se dice coloquialmente, con la cola entre las patas, son los líderes de las Secciones 6 y 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (Snte), Francisco Javier Pinto y Adrián Orozco Neri, respectivamente, quienes comprobaron, el siete de junio, que sus trabajadores dejaron de ser aliados del PRI, y por el contrario, existe la sospecha de que impulsaron otros proyectos políticos, concretamente, el del candidato del PAN, Jorge Luis Preciado.

Los números no mienten: El Partido Nueva Alianza, el instituto político del magisterio, le aportó a la victoria de José Ignacio Peralta Sánchez poco menos de cinco mil votos. Pero además, en la justa electoral, perdieron los candidatos a diputados locales que presentó el Panal: José Guillermo Rangel Lozano, en la capital del estado, y Alfredo Hernández Ramos, en Villa de Alvarez.

En consecuencia, lo dicen los números, lo dicen las matemáticas, le aportaron muy poco al proyecto del PRI en Colima. Por ello, comentan los que saben, que don Juan Díaz de la Torre está indignadísimo y lo que le sigue con sus líderes en el estado de Colima. Y es que, a como se ve, fueron, en la práctica, enemigos del priísmo y quizás aliados del candidato de Acción Nacional.

Francisco Javier Pinto y Adrián Orozco Neri, se dice en las redes sociales, se vistieron de azul el siete de junio.

“El Bronco”: En Colima ya son muchos los que están pensando en las elecciones generales del 2018. Y hace unos días, una prestigiada empresa encuestadora realizó un muestreo en donde les pregunta a los colimenses ¿Quién le gustaría que fuera el sustituto de Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República?

En la lista aparecen 10 nombres: Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Gustavo Madero, Rafael Moreno Valle, Margarita Zavala, Andrés Manuel López Obrador, Silvano Aureoles, Miguel Angel Mancera y Jaime Rodríguez, “El Bronco”, el gobernador electo de Nuevo León.

¿Y quién cree que gana por abrumadora mayoría en las preferencias ciudadanas amable lector? Le atinó: “El Bronco”. A tres años de distancia, parece que nadie lo va a detener en su camino a Los Pinos.