Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

Las redes sociales y medios digitales han jugado un papel preponderante en el actual proceso electoral, y éste cada vez será más importante, elección tras elección, sin duda alguna.

Es a través de éstas que los ciudadanos se dan cuenta de muchas cosas que informan los candidatos y de otras que éstos no quisieran que salieran a la luz. Incluso, a veces hasta dónde va a haber un mitin o recorrido. Los blogs y revistas digitales están circulando a una gran velocidad y con gran alcance, los candidatos se han dado cuenta y están explotándolos.

Las campañas tradicionales están teniendo que adaptarse al nuevo estilo, a la nueva manera que se impone ante esta realidad. También se hacen denuncias y señalamientos al momento, acompañadas de fotografías y videos que refuerzan lo difundido en cuanto a su veracidad, aunque por ahí también hay montajes y ediciones, que cualquiera que conoce de estos temas, con un poco de atención, las puede identificar.

A veces la campaña está más dura en el mundo cibernético, la llamada carretera de la información, que en lo real, y en este campo los debates ya hace mucho que se están dando. Los seguidores de cada partido y cada candidato adornan sus perfiles con las fotos y colores de sus preferidos, y se forman incluso grupos de simpatizantes, más allá del partidismo común de antaño.

La ciudadanía en general, gracias a esto, está más participativa que nunca. Todo mundo está más enterado que otras ocasiones, y eso es muy positivo, porque la información ayuda a decidir mejor.

El mismo Instituto Estatal Electoral (IEE) recibirá mucha ayuda para su tarea en esta elección, con denuncias de irregularidades y acciones ilegales tanto en los actos de campaña como en la jornada electoral misma, gracias a la esfera digital que hagan acreedores a los responsables de diferentes tipos de multas y sanciones; aunque, desde luego, todo deberá ser analizado y estudiado con seriedad y bases, como se ha hecho toda la vida.

Como quiera que sea, la participación digital, tanto a nivel ciudadano como de partidos, candidatos, medios de comunicación y autoridad electoral, será muy diferente y positiva.

Hay que acostumbrarnos a que ya nada será igual en cuestión de campañas y elecciones; pero bien dice un dicho popular, a lo bueno, pronto se acostumbra uno.