Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez.-

La semana pasada fui a pasear con mi esposa, nos sentamos un rato en la Plaza de Las Palmitas, a la entrada de la Unidad Padre Hidalgo, y vimos que había mucha gente sentada en las banquitas, tanto que nos fue difícil encontrar una libre para sentarnos. Resulta que un grupo de baile de danzón daba una exhibición y la música llenaba el lugar. Hay mucha gente que le gusta esta música y bailes, por lo que era un atractivo que estaba congregando algunos jóvenes curiosos. Esto me hizo pensar que las plazas son muy buenos lugares para difundir la cultura en los barrios, colonias y delegaciones. El problema es que no tenemos tantos parques en nuestra ciudad, pero si los suficientes, si los aunamos a las unidades deportivas, que un día a la semana y de manera coordinada con las actividades de las distintas disciplinas deportivas, también pueden albergar eventos de tipo cultural. Lamentablemente, en muchas colonias se han hecho parques o unidades deportivas pero luego se han abandonado por parte de los distintos gobiernos municipales, los delincuentes se han apoderado de estos espacios, y ahora ya nadie quiere pararse por ahí. Estos pueden ser vistos como centros de difusión de la cultura, el deporte y la sana convivencia. No todos los eventos culturales tienen que hacerse en el jardín principal a la sombra del Pez Vela, que aunque es un lugar muy bonito y céntrico, muchas personas no acudirán hasta allá porque aún no se les ha sembrado el gusto por este tipo de espectáculos, pero si, en cambio, se les llevan hasta su barrio, colonia o delegación, entonces es más fácil que acudan, aunque sea primeramente por curiosidad.

Aparte de todo esto, los parques son sitios arbolados, que son un pulmón para la zona urbana, además de un lugar donde los niños pueden jugar seguros bajo la supervisión de sus papás. Me parece una excelente idea de la presidenta electa, Gabriela Benavides Cobos, la de tener la cultura y el deporte como ejes centrales de su gobierno, aparte de continuar con la obra social que el actual gobierno municipal ha impulsado tanto, pero esta, desde un principio, debe ser descentralizada. Por esto se deben rescatar los parques y unidades deportivas, para alejar de ellos a los malvivientes, y en su lugar formar clubes, hacer ligas deportivas y tener eventos y actividades culturales para todas las edades, incluyendo talleres y exposiciones. Una ciudad con ecología, cultura y deporte, es una ciudad más sana y atractiva, donde hay mucho por hacer y por ver, tanto para los locales, como también para los visitantes nacionales y extranjeros.