Desde el malecón


Víctor Manuel Martínez

Entre los perfiles que destacan para ser tomados en cuenta para las elecciones del próximo año, sin lugar a dudas se encuentra el del director de Educación, Prof. Rubén Rodríguez Vidrio, en lo que es su primer cargo en la función pública, donde ha brillado por méritos propios, por lo que se convierte en una carta fuerte y natural para ocupar un espacio en la fórmula que presentará el Pvem.

Esto, porque este puesto es difícil de sobrellevar, pues requiere contacto y relación con muchas personas, como son los padres de familia, los alumnos, profesores, personal docente, directivos de las escuelas y funcionarios educativos. Es difícil conciliar tantas visiones, intereses, necesidades y problemas, tomando en cuenta todas las aristas que presentan.

Para nadie es un secreto la participación tan dinámica que ha tenido el Profe Rubén desde su entrada a la administración municipal que encabeza Gabriela Benavides Cobos y subrayo, ha seguido esta tónica, esta mística de trabajo, desde el primer día de su designación.

Esto lo ha acreditado arreglando problemas en las escuelas, contribuyendo a resolver problemas de colocación de alumnos, de pago de intendentes, entrega de apoyos a las escuelas, que van desde banderas para sus ceremonias cívicas, hasta la gestión de comedores con techumbre y asistir y participar en la organización de eventos culturales, entregando certificados por años de servicio cumplidos a los trabajadores de los diferentes planteles escolares en el municipio, incluyendo la zona rural.

Esto desde el nivel preescolar, hasta secundarias y telesecundarias y la organización de los desfiles y ceremonias cívicas de aniversarios y luctuosas que en fechas señaladas en nuestro calendario se tienen que llevar a cabo, para recordar hechos históricos de nuestra nación. Esta parte de la educación cívica había estado muy descuidado desde hace años.

Incluso se atendió una petición popular muy extendida en los últimos años, que es la de eliminar de nuestras celebraciones nacionales, en especial la del inicio de la Revolución Mexicana, los bailes modernos con influencia extranjera, inclusive muchas de las veces con letra en inglés u otro idioma ajeno al español. En su lugar, después de mucho tiempo, han regresado las canciones folklóricas nacionales.

También se ha hecho un trabajo cultural importante, llevando a los bibliotecarios del municipio a escuelas diseminadas por toda la geografía manzanillense, jornadas culturales, relatos de cuentos y leyendas, relaciones históricas sobre nuestra ciudad y las distintas comunidades en su alrededor, promoción de la lectura de libros y hasta pláticas sobre higiene personal, temas de salud y prevención de adicciones para diferentes edades.

Para conseguir estos objeticos, en muchos casos tuvo que coordinarse con el Instituto Municipal de la Mujer, Cultura y el Archivo Histórico, entre otras dependencias. Esa coordinación lograda en la presente administración, no es algo fácil de alcanzar, pero los resultados conseguidos avalan la eficacia de su trabajo, tejiendo estas sinergias.

Pero no solo ha sacado adelante esas fechas, sino que ha conseguido que haya algunos de los más nutridos y vistosos desfiles de los últimos años. El orden, entusiasmo y número de escuelas y alumnos participantes, ha sido algo para destacar. Escuelas que tenían años que no se involucraban en estas paradas cívicas, deportivas y militares, y que gracias a la insistencia en sus invitaciones por parte de RRV, se han vuelto a enrolar en estas actividades.

Bueno, y para coronar el pastel con su cereza y su betún, el sacar adelante el programa monstruo del ayuntamiento, su evento estrella por el alcance masivo que tiene, que es la entrega de uniformes y calzado formales y deportivos a todo el universo de alumnos de Manzanillo, desde jardines de niños, Caics y Conafes, hasta secundarias y telesecundarias.

Estamos hablando, repito, no del principal programa que tiene a su cargo la dirección de educación, sino uno de los estelares, sino el principal de toda la administración benavidista, por el enorme padrón de beneficiarios que tiene. Es algo minucioso, detallado, prolongado, cansado y agotador, que lleva tiempo y detalle. Hay que dejar contentos a los directores, a los alumnos y a los padres.

Este es el trabajo concreto que el Prof. Rodríguez Vidrio ha llevado adelante y tiene acreditado en la posición que ocupa, sin contar lo que en sus tiempos libres hace, como representante de su colonia y el participar en la entrega de algunos apoyos sociales a las personas necesitadas de varias colonias los fines de semana.

Esto lo pinta de cuerpo entero, como una persona con conciencia social, identidad que le ha caracterizado desde hace muchos años, en que ha ocupado cargos en la mesa directiva de su colonia, Ignacio Zaragoza, popularmente conocida como La Tolva. Y vaya que es difícil ser profeta en su tierra.

En este rubro, la representación vecinal, se ha desempeñado primeramente como secretario de la mesa directiva de su colonia, y actualmente lo hace como tesorero. En el ámbito educativo fue secretario de trabajos y conflictos  y secretario de organización de la Delegación 2-11, como parte de la plantilla de maestros de la secundaria Ricardo Flores Magón. También ha sido encargado de la Delegación VI del SNTE.

Por todo lo anterior, se ha convertido, pues, en un candidato natural a ocupar una posición dentro de la fórmula que presente el Partido Verde Ecologista de México en Manzanillo, encabezada seguramente por Virgilio Mendoza Amezcua, ya que, por el trabajo que acredita, seguramente le acarrearía muchos votos, por la aceptación popular que tiene. Y esto es algo tan evidente, que no anda en boca de los políticos, sino en boca del pueblo.

Repito, todo esto, sin descuidar la encomienda que tiene en el gobierno municipal, en una dirección tan importante como lo es la de educación. Las simpatías populares que despierta Rodríguez Vidrio son evidentes. Si la lógica y el sentido común se siguen, tendrá que aparecer en las boletas electorales para la elección municipal del próximo año.

Creo que soslayar esto, sería un error. Rodríguez vidrio se ha cotizado tanto, que no sería de dudar que, de no ser tomado en cuenta por su partido, seguramente estaría recibiendo muchas ofertas de otros partidos y hasta de opciones independientes o ciudadanas.

Los electores ya están cansados de ver en las boletas a los mismos de siempre, muchos de los cuales son catalogados como cartuchos quemados, que no aportan nada y que, a pesar de no acreditar nada de trabajo en beneficio de la población tras años de figurar, inexplicablemente aparecen una y otra vez en las papeletas. Se podrían dar nombres concretos, pero no tiene caso, pues todo mundo los identifica.

En aquella reunión ante los medios y el público en que tres regidores del cabildo porteño expresaron su adhesión al Pvem a saber, Enrique García, Cristhyan Cosío y Juan Campos, estuvo presente de forma destacada Rubén Rodríguez, por lo que de forma tácita, aunque no hizo uso de la voz, se sobreentiende que sus simpatías están con este grupo que comanda en Manzanillo Virgilio Mendoza.

Es por eso que se espera que en las papeletas oficiales para los comicios del próximo año, esté estampado su nombre en el equipo propuesto por los verdes para formar parte del cabildo porteño, seguramente para ocupar una regiduría. El cambio generacional se impone en nuestra política local, pues vemos a las mismas caras desde hace quince o hasta veinte años en algunos casos, rostros de los que ya se encuentran cansados de ver los votantes.

Es triste ver que muchos grandes prospectos para crecer en el servicio público en el pasado reciente, han desaparecido del panorama debido a la falta de visión de los dirigentes de los partidos políticos. Todavía privan en muchos casos la dedocracia, el influyentismo, los cañonazos de dinero, la imposición y muchas prácticas reprobables.

Se necesitan nuevas formas de hacer política, de acuerdo a los tiempos que vivimos, usando las redes sociales, los medios masivos de comunicación, la tecnología y todas las nuevas herramientas disponibles para informar y estar cerca de la gente, sin olvidar la parte social, la cercanía con la persona, esa sensibilidad y parte humana que nunca se debiera perder.

Eso no lo ven los políticos dinosaurios, pues son criaturas de sangre fría, que no están adaptadas para sobrevivir en los nuevos tiempos que corren. Ellos están anquilosados en todo su actuar, y lo único que pueden hacer es tratar de imponerse aplicando viejas mañas y triquiñuelas provenientes de épocas superadas.

Entre estas cartas nuevas y fuertes, desde luego que se encuentra el Prof. Rubén Rodríguez Vidrio.

Se el primero en comentar en "Desde el malecón"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.