Desplazados buscan refugio en Tecomán


Escasez de alimentos; vienen huyendo de la guerra que sostienen bandas del crimen organizado en Coalcomán.


Docenas de familias de Coalcomán, Michoacán, han comenzado a llegar al municipio de Tecomán, huyendo de la guerra que sostienen en el vecino estado las bandas del crimen organizado y ciudadanos que de­ enden sus comunidades.

Desde hace meses los enfrentamientos comenzaron a darse en Apatzingán, luego en Aguililla y otros pueblos hasta que la semana anterior comenzaron a registrarse estos enfrentamientos en la periferia de Coalcomán. Carreteras trozadas, con el servicio eléctrico cortado y el de telefonía, la situación en estos pueblos se vuelve más caótica porque comienza a generarse una escasez de alimentos, no funcionan las bombas de agua potable y los caminos son inseguros.

Las víctimas de la violencia han decidido abandonar sus casas y pertenencias para salvar su vida, formando caravanas de desplazados y como pueden llegan a lugares donde buscan un lugar seguro y obtener comida; algunos en una camioneta si es posible cruzar y muchos a pie en sus caravanas de mexicanos migrantes.

En tanto, delincuentes con maquinaria pesada han realizado varios cortes en la carretera Coalcomán-Tepalcatepec, quedando incomunicado el municipio. Poblaciones como Las Nueces, Las Parotas, El Aguacate, Los Laureles, Ticuilucan y La Limonera, además de El Puerto de las Cruces, Las Rosas, Piedras de Lumbre, El Salitre, Las Pilas, Maruata y Maruatilla, también registran ciudadanos que empiezan su éxodo.

Al momento, ni gobierno estatal ni federal han otorgado ayuda al municipio de Coalcomán, donde se está repitiendo la historia de terror que pasó en el municipio de Aguililla. El párroco Jorge Luis Martínez pide ayuda desesperada para su pueblo de Coalcomán.