EDITORIAL | Atención al puente Tepalcates

Logotipo de El Noticiero de Colima | Foto: El NoticieroLogotipo de El Noticiero de Colima | Foto: El Noticiero

Este mes se van a cumplir dos años del inicio de trabajos de reforzamiento del puente de Tepalcates por parte de Pinfra, la empresa concesionaria de la autopista Armería-Manzanillo. Desafortunadamente, hace dos semanas se detectaron nuevos problemas de socavones en las columnas tres y cuatro del puente. De tal modo que otro trabajo de reforzamiento está siendo necesario.

Los pescadores de la zona han estado muy atentos a la infraestructura y han sido de los primeros en señalar que hay más averías. Ellos tienen un interés genuino en que las cosas salgan bien y sobre todo de que no vayan a ser afectados por nuevas obras en el lugar. Independientemente de los asuntos legales y demandas que los pescadores tienen con la empresa citada, no es necesario caer en descalificaciones para abordar el asunto de la seguridad y la importancia que tiene el puente Tepalcates. El enfoque debe concentrarse en la exigencia de la seguridad de las personas que lo usan, más allá incluso de la gran importancia que tiene para el aspecto económico.

La institución responsable de este puente, claro está, es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien ha dado la concesión, pero también interviene la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Por su parte, el Gobierno del Estado de Colima no tiene jurisdicción en esta vía federal, pero ello no exime a las máximas autoridades locales de estar muy al pendiente de la seguridad de los colimenses y visitantes que transitan por ese lugar. Esto hace imperativo que las autoridades colimenses tengan que estar involucradas en el tema y favorecer hasta donde sea su alcance que haya una pronta solución que dé garantías de seguridad.

Hace 17 años el puente Tepalcates se desplomó, dejando como saldo a tres personas lesionadas, entre ellos un menor. La vía estuvo sin tránsito por varias semanas y hasta la fecha permanecen sin conocerse los resultados del peritaje. Un siniestro similar es indeseable y deben tomarse cartas en el asunto para no lamentar omisiones en el futuro.