EDITORIAL | Que no escale más el problema

Logotipo de El Noticiero de Colima | Foto: El NoticieroLogotipo de El Noticiero de Colima | Foto: El Noticiero

La resistencia de los operadores y las cooperativas de mototaxis frente a los operativos para sacar de circulación a estas unidades ha escalado a niveles que ya rozan con el peligro y no solo por responsabilidad de ellos, también de empresas e instituciones que tienen, o han dado la orden, de decomisar los vehículos a como dé lugar.

Entendemos que haya necesidad de regulación y que no hay normativa para los mototaxis, pero tampoco se debe criminalizar la búsqueda del sustento y mucho menos en medio de una pandemia que está afectando a los empleos formales e informales por igual. Es necesario que el Gobierno del Estado y particularmente la Secretaría de Movilidad y las autoridades de Vialidad tomen cartas en el asunto directamente para evitar que el problema escale al nivel de una tragedia.

El encadenamiento de los choferes a sus mototaxis es una medida desesperada que anuncia una simbiosis entre la máquina y la persona que puede llevar a que el problema se vuelva irracional. No vale la pena imaginar qué sucedería en caso de accidentes en esas condiciones.

En este contexto cobra relevancia el llamado anticipado del titular de la Oficina de Representación de la Secretaría de Gobernación en Colima, Carlos González Palomino, sobre este problema a efecto de establecer una tregua que privilegie un diálogo entre todas las partes involucradas, buscando también no prohibir de tajo a los mototaxis porque son centenares de personas que tienen necesidad de trabajar en las circunstancias actuales.

Es cierto que los mototaxis tienen varias cosas que deben mejorar y que afectan intereses de otros trasportistas pero no se puede negar que llegaron a cumplir una función social, de otro forma no se explicaría que tienen mucha clientela. Son baratos y prestan un servicio que no alcanzan a ofrecer las unidades del transporte público urbano. Muchos usuarios necesitan ir a lugares de acceso difícil que no están cubiertos por el transporte regularizado y ahí se convierten en la alternativa a tomar.