El buque científico “James Cook” arribó al puerto para abastecerse de combustible


El buque científico británico, James Cook, arribó ayer al puerto de Manzanillo para abastecerse de combustible y partir de nuevo a su destino.

El buque está equipado con el robot submarino ISIS, que permitirá estudiar el pasado y el presente de la química del océano y evaluar su impacto en los frágiles ecosistemas de aguas profundas.

Observará los corales tanto modernos como fósiles, tratando de comprender mejor su hábitat, la ecología y química y llenar así los vacíos en nuestro conocimiento de la historia oceánica.

Los vehículos operados por control remoto pueden funcionar en las profundidades del mar y están equipados con sonares, cámaras, manipuladores e instrumentos para medir la transparencia del agua, la penetración de la luz y la temperatura.

El James Cook está equipado además con cinco laboratorios científicos y de control para satisfacer las necesidades del grupo de investigación y prever el uso de técnicas geoquímicas especializadas.