El Faro


Proceso electoral.-

Gildardo García Beltrán

 

Con rumbo a las elecciones del próximo siete de junio, las campañas de los candidatos a la gubernatura de Colima continúan sin contratiempo alguno, luego de que las ofertas están a la orden del día, porque quienes las promueven saben que finalmente todo quedará en meras promesas, lo que ya es una tradición.

A los habitantes del municipio porteño lo que más les interesa es que ya arranquen las correspondientes a la búsqueda de las alcaldías, luego de que son los gobiernos municipales quienes finalmente buscan la solución a los problemas de cada entidad, al estar más cerca de quien los eligió.

Mientras que los gobernadores se dedican más bien a beneficiar a la capital del estado en donde radican, como es el caso de nuestra entidad, en donde siendo Manzanillo la excepción, por contar con un puerto comercial, el resto de los municipios registran desarrollos a cuenta gotas, mientras que la marginación cada vez se ensancha más.

Con la llegada de las elecciones para designar a nuestras autoridades municipales, tenemos la enorme oportunidad de convertirnos en los factores que determinen a qué instituto político vamos a brindarle nuestro apoyo.

Sobre todo, porque de un tiempo a la fecha se ha venido votando por el candidato o candidata de nuestra predilección, no por las siglas del partido al que pertenecen, lo cual ha resultado ser altamente benéfico, ya que además se genera alternancia en el poder.

Mientras, los candidatos electos sí han respondido a las expectativas, lo que da confianza para continuar aplicando la misma fórmula.

Tal es el caso de Virgilio Mendoza Amezcua, quien llevó a cabo un trabajo incansable, allegando beneficios prácticamente a todos los sectores de su jurisdicción, quien nunca dejará de reconocerle su esfuerzo.

Gabriela Benavides Cobos es ahora la candidata del Partido Acción Nacional, instituto al que pertenecía Mendoza Amezcua. Hasta donde sabemos, cuenta con muy buenas referencias, pues la consideran como a una mujer capaz, sencilla, sin aires de grandeza y, sobre todo, muy bien enterada del proyecto político que instrumento el edil con licencia.

Lo que llegado el momento de que ganara en las elecciones, le permitiría continuar con una plan de gobierno muy bien definido, luego de que además conoce de antemano toda la problemática del municipio porteño.

Siempre hemos sostenido que a los manzanillenses les ha ido bien con los gobernantes del blanquiazul, por lo que la franquicia podría continuar en su poder, sobre todo porque el equipo de trabajo que integra la planilla de “Gaby” es de auténticos servidores públicos.

 

CASOS Y COSAS

 

El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás. Plutarco.

ALGUNOS SEGUIDORES del candidato del PRI a la alcaldía porteña, Francisco “Pico” Zepeda, ya lo ven desde ahora despachando en el edificio de Juárez #100. Consideran que su antagonista política del partido blanquiazul, Gabriela Benavides, no tiene con que ganarle.

Pero deberán entender que la dama tiene las mismas oportunidades y que podrán cantar victoria hasta que hayan pasado las elecciones y comprueben que el voto realmente los favoreció.

LOS AGITADORES que explotan a los padres de los mártires de Iguala, trayéndolos como bandera para generar inconformidades en contra del Gobierno Federal, que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, para nada dicen que quienes los desaparecieron fueron gobiernos perredistas del estado de Guerrero, que antes fueron impulsados por el mesías Andrés Manuel López Obrador¸ un vividor de la política ahora dueño de Morena, empresa que regentea -porque no es un instituto político-, para continuar viviendo sin trabajar, todo a costillas del pueblo.

De antemano saben que le piden imposibles, quién no quisiera que estuvieran con vida, pero toca la casualidad de que Peña Nieto es un simple mortal, no es un santo, por lo tanto no puede hacer el milagro de traerlos nuevamente a este mundo.