El Faro


Gildardo García Beltrán.-

LAS LLUVIAS

Ciertamente las lluvias resultan ser altamente benéficas luego de que los mantos freáticos se reabastecen, permiten la siembra de productos alimenticios en el campo y se incrementan los pastizales para la cría del ganado, pero en el caso de Manzanillo, francamente le tenemos mucha flojera a esa temporada.

Lo anterior porque por lo menos en el Valle de las Garzas todas las calles que corren de este a oeste, se convierten en enormes arroyos que arrastran de todo, desde basura hasta enormes cantidades de tierra, lo que al secarse se transforma en un enorme foco de contaminación, sobre todo por el polvo.

Además, dificultan el tránsito peatonal, las personas deben caminar en el agua porque en varios puntos no hay banquetas, exponiéndose también a ser “bañadas” por conductores irresponsables que no moderan la velocidad de sus vehículos, dando la impresión de que se divierten al hacerlo.

Si las autoridades correspondientes no pueden hacer un canal para captar todas esas aguas que bajan de la parte alta y enviarlas hacia el mar o a la laguna de Tapeixtles, pues por lo menos que hagan pequeños bordes en las entradas de todas esas calles para que la corriente del agua no corra hacia la parte baja y dejen de convertirse en arroyos, los que a su vez alimentan al enorme río que se hace por la Avenida Elías Zamora.

Porque además, los niños ignorantes del enorme grado de contaminación que traen dichas aguas, acostumbran salir a bañarse prácticamente en el lodo, porque de cristalinas no tienen nada, cosa que deberían de evitar sus padres.

Los funcionarios públicos deberían hacer un recorrido cuando está lloviendo, no para detectar únicamente si hay inundaciones, sino para observar qué acciones pueden tomarse para evitar que se formen dichos arroyos. Porque resulta desesperante observar que cada año sucede lo mismo y que no se haga nada para solucionarlo, porque pasando la tempestad, todo se les olvida.

 

CASOS Y COSAS

 

Olvido es señal de menosprecio y por tanto, causa de enojo. Aristóteles.

CUANDO SE OBSERVA nublado hacia el lado del Ejido Francisco Villa y puntos circunvecinos, a uno le da gusto porque por obvias razones se imagina que lloverá, pero enseguida llega la desilusión porque no se trata precisamente de eso, sino de la contaminación que genera la Peletizadora Peña Colorada, siendo precisamente en esta temporada cuando avienta su humo contaminante hacia el espacio.

JOSE SIERRA, ex funcionario de Pemex, quien ahora goza de su jubilación, es un asiduo lector de este diario, EL NOTICIERO DE MANZANILLO, lo cual se le agradece. Por cierto, hace días le dio fiebre carbonosa, se tropezó en unas raíces de los árboles que están en el camellón por la Elías Zamora, frente al mercado del Valle, dando como resultado un fuerte golpe en uno de sus brazos y en la nariz, esperamos que ya se haya recuperado y que ya no vuelva a darse otro cabronazo.

A LAS UNIDADES deportivas en el puerto les hace mucha falta una fumigación, porque hay tantos zancudos que en ocasiones hasta se los traga uno al respirar. Nando Quintal y su gente mantienen limpio de maleza hasta donde es posible, pero no debemos olvidar que en las dos más grandes, como son la Jaime “Tubo” Gómez, en el Barrio III del Valle de las Garzas, y en la Héctor Hernández, allá por el bulevar, cuentan con lagunas en uno de sus costados, razón por la cual proliferan los insectos.

EL GOBIERNO FEDERAL ya está pensando en hacer una “Prisión Espacial” para enviar a reclusos como “El Chapo”, pues consideran que de allá sí le sería imposible fugarse. Aunque viéndolo bien, predomina tanto la corrupción, que no faltarían los “astronautas” que se animaran a rescatarlo. El dinero mueve conciencias y más tratándose de dólares.