elámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

Todo objetivo, proyecto o problema tiene dos caras: Tesis y antítesis, de los cuales surge una brillante síntesis o conclusión. Aunque esta verdad hace millones de años el hombre la descubrió por conducto de su alma intuitiva, Aristóteles (384.322 a.C.) nos la hereda en sus famosos silogismos, inscritos en sus libros de lógica.

Si confrontamos lo malo con lo bueno en la fuga de “El Chapo”, obtendremos lo mejor. Veamos:

Lo malo es el desprestigio del gobierno mexicano, que arroja piedras a nivel internacional a la cara de nuestro amado presidente Enrique Peña Nieto y fieles colaboradores. Lo bueno: Los cientos de mexicanos que obtuvieron el pan de cada día escavando el túnel, así como el incremento de nuevas plazas de empleo en el Ejército, la Armada y cuerpos policiacos.

Lo mejor: Todas las naciones del Mundo, cada mes, estarán cambiando de un centro de rehabilitación a otro a reos multimillonarios.

La supersíntesis tiene cinco vectores de luz:

1.- Padres de familia, clero y gobierno deben dar prioridad a la orientación de niños y jóvenes sobre el terrible daño de cuerpo, mente y alma que acarrea el tabaco, alcohol y drogas.

2.- Que el estudiar para obtener un trabajo digno, comer bien y practicar algún deporte, los hará felices en unión de su amada pareja, hijos y familiares.

3.- Que los que lleguen a ocupar cargos públicos, no olviden que son ángeles de Dios para servir con dignidad y honradez al prójimo, distribuyendo los bienes de la madre naturaleza con amor y justicia.

4.- Que en los tres niveles de gobierno, los más grandes ejércitos y la mayor inversión deberá ser y licitarse para hacer producir alimentos en mar y tierra, plantando árboles frutales hasta en cerros en bien de la flora y fauna silvestre, ya no digamos para millones de seres humanos.

5.- Asistir al culto de la iglesia que prefieras, hacer oración, pedir con fe y besar hincado los pies de Cristo antes de dormirte, te acreditan varios milagros y bendiciones cada día.

Si acumular dinero nos permitiese dar 15 comidas diarias y hacer el amor a 25 mujeres todas las noches, y los bienes obtenidos fueran recuperables en siguientes reencarnaciones, valdría la pena ser millonarios. Hasta Alejandro de Macedonia, dueño de tesoros y reinos conquistados, notó al morir que nos vamos con las manos vacías.

Tengo fe en que Enrique, “Nacho” y “Gaby” pasarán a la historia como los mejores gobernantes del planeta Tierra. Tan, tan.