Homenaje póstumo: Emotiva despedida de Carlos Valdez Ramírez al Profesor Salvador Olvera Cruz


En el templo María Auxiliadora dieron el último adiós al cronista e historiador de Colima

Salvador Olvera Cruz fue una de las plumas que le dieron forma al concepto editorial de EL NOTICIERO en los últimos 25 años. Hombre culto, talentoso, historiador, pero sobre todo, visionario; supo ganarse un espacio en la exigente opinión pública de Colima.

La vida brilló para él en la ciudad de Colima el ocho de enero de 1942, aunque desde muy pequeño tuvo que compartir quehaceres y responsabilidades laborales con su señor padre, de oficio carpintero, para poder subsistir familiarmente.

Producto del esfuerzo, se formó en las aulas con calificaciones sobresalientes gracias a su privilegiada inteligencia; egresado de la Normal de Maestros, acredita su verdadera vocación magisterial yéndose a la escuela rural de la zona montañosa de Villa de Alvarez, pareciera que los designios de Dios le dieran plataforma en ese municipio, donde se dieron en cadena otros éxitos, tal es el caso de haber colaborado en la comuna como director de Comunicación Social y en dos ocasiones como cronista municipal.

Olvera fue parte de una lucha para conseguir la paridad universitaria. Y tenía razón, nuestra Alma Mater es ejemplo de avances importantes en el concierto nacional de Universidades públicas.

Dice Abelardo Ahumada, distinguido cronista del municipio de Colima, que él contribuyó a la modernización de nuestra Universidad de Colima y que fue un destacado catedrático de tres bachilleratos de la UdeCy nos deja, como herencia, los testimonios periodísticos de la evolución que tuvo la política en nuestro estado en los últimos 50 años.

Olvera Cruz desempeñó múltiples puestos como docente, pero nunca cedió hasta llegar a lugares de alta envergadura, logrando ser directivo y administrativo en diferentes planteles escolares en el estado. En los años 70’s dirigió la Escuela de Ciencias de la Educación de la Universidad de Colima y dedicó gran parte de su tiempo a una de sus pasiones: La investigación documentada de la historia del estado.

“Chava” deja un legado de una colección de 11 obras publicadas, entre las que destacan: “Formación Cívica y ética para policías de Villa de Alvarez”, “Geografía de los municipios de Colima”, libro colectivo elaborado por la Asociación de Cronistas de Colima, para alumnos de educación primaria, e “Historia de los Festejos Charro Taurinos de Villa de Alvarez”.

Cabe destacar que su libro “La Cristiada en México, Colima y Villa de Alvarez: Una visión socio-política de la época” se encuentra en varias bibliotecas públicas del país y de Estados Unidos.

Su investigación cumbre la hizo en los últimos meses y que la deja en el tintero, pero terminada lista para imprimirse. Esa publicación de su nuevo libro es sobre la vida y obra del Gral. Higinio Alvarez García, uno de los hijos predilectos de Colima, a quien reconoceremos su legado gracias a la investigación del “Profe Olvera”, quien a través de narraciones y anécdotas rescatadas por Juan de Dios Mesa Alvarez, nieto del general brigadista, se revivieron cientos de hechos que se dieron en más de 150 años de historia.

Hay un pasaje lleno de patriotismo que vale la pena mencionar: Higinio Alvarez, encontrándose en Colima, ya jubilado, partió a Manzanillo en un tren especial con 50 hombres armados y pagados de su propio peculio a combatir al enemigo: El crucero invasor norteamericano acorazado Raleig.

Los invasores fueron recibidos con fuego de fusilería, a 300 metros de la estación de ferrocarriles, obligándolos a virar mar adentro para salirse de la bahía, lo que le valió a Higinio Alvarez el nombramiento de Teniente Coronel de Caballería otorgado por parte del Primer Jefe del Gobierno Constitucionalista, Venustiano Carranza.

Este libro queda en el tintero y otro más que habla de la biografía del ilustre maestro Felipe Pimentel.

Durante muchos años,“Chava” Olvera ilustró con su columna de análisis político, reportajes dominicales y sección de Niños las páginas de esta Casa Editora, además de ser un experto en el área literaria, cultural, etnográfica y documental de los acontecimientos históricos, cívicos, culturales y políticos más relevantes de nuestro estado.

El día de ayer (martes) se nos adelantó en el camino, pero nos deja como enseñanza un legado de lo que debe ser el periodismo crítico pero propositivo.

En lo personal, la amistad que me unió a “Chava” no es obra de la casualidad, sino de la causalidad, por nuestra identificación de propósitos, de proyectos, de valores, de ideología, de amor al periodismo y me gustaría recordar la anécdota de cómo nos conocimos:

Fue durante un concurso de oratoria realizado por una organización juvenil priísta, cuando “Chava” tenía 21 años y yo 18; el evento se celebró en el Congreso del Estado, que en aquel entonces se encontraba en la planta baja de Palacio de Gobierno.

Con suma satisfacción les puedo decir que “Chava” se llevó el cuarto lugar y yo el quinto; digo con satisfacción porque obviamente los primeros lugares fueron para la dirigencia priísta que tenía más tablas, pero nuestro logro fue mayúsculo porque iniciábamos la difícil carrera del periodismo político, quedando en la tabla de los primeros cinco lugares, de un total de 12 participantes, siempre estuvimos de acuerdo que fue un gran logro.

Y de ahí para adelante fuimos fomentando nuestra amistad, la cual prevaleció por décadas.

Gracias “Chava” Olvera por tus aportaciones y por tu lealtad a esta Casa Editora. Descanse en paz el periodista honesto, el hermano y el hombre íntegro.

Se el primero en comentar en "Homenaje póstumo: Emotiva despedida de Carlos Valdez Ramírez al Profesor Salvador Olvera Cruz"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.