En la Mira


René Montes de Oca.-

LAS DENUNCIAS PRI-PANAL CONTRA PRECIADO

 

Rogelio Rueda, vocero de la campaña de Ignacio Peralta Sánchez, señaló en rueda de prensa que “como es claro, el PAN ha estado incurriendo de manera recurrente en conductas indebidas que estaremos denunciando”, mientras que con tono de ingenuidad sarcástica, en un evento matutino privado efectuado en esta ciudad, Jorge Luis Preciado preguntaba: “¿De qué me acusan ahora?”.

La coalición PRI-Pvem-Panal se ve molesta y le acumula puntos malos al PAN ante las instancias arbitrales del presente proceso electoral, circunstancia que tal parece tiene sin cuidado al blanquiazul, que sigue trabajando muy a su estilo, sin inmutarse, serena pero intensamente.

Jorge Luis Preciado es el mismo muchacho inquieto con aire campirano, un político con carrera relámpago rumbo al éxito; el panista mejor sopesado en las altas esferas nacionales, que viste pantalón vaquero de mezclilla y usa lenguaje coloquial, pícaro y afable, conciliador y maduro.

Agrada del candidato panista su agilidad para bromear, habla del “muchacho bonito” al referirse a conocido actor político colimense, como para hacer énfasis en la poca agraciada figura que él representa. Las prácticas viciadas del ambiente político no le deprimen, como que está curtido, se le hizo costumbre “bailar con la más fea”. Lamenta las traiciones, comenta las peores urdimbres que le ha tocado desenmascarar, habla de situaciones difíciles de algunos de sus compañeros, a quienes ha sacado airosos del escándalo nacional.

Ahora que le está lloviendo en su milpita, no baja la guardia, ya que dice tener seguridad en que su campaña avanza; no cree en las encuestas y considera que el mejor instrumento de medición, en este caso, es la participación de los electores, los comentarios en la calle y algunos sondeos, que por lo menos en su partido se hacen con periodicidad.

Leíamos un folleto con las 10 acciones que Preciado Rodríguez propone para cambiar Colima, no hablan de nada que no se haya dicho antes, salvo no gastar en lujos, disminuir diputados locales y eliminar el fuero.

Habla Jorge Luis de que su primera acción como gobernador será vender el avión al servicio particular del mandatario, no señala para nada el helicóptero, que antes veíamos por todos lados y ahora ya no sobrevuela ni siquiera nuestra ciudad capital.

También asegura que no realizará peregrinaciones a caballo, no impulsará los eventos ostentosos en donde se lucen finos equinos valiosísimos, cuando en el campo no se tienen suficientes bestias de carga, ni para apoyar las diversas tareas agrícolas.

En corto, nos dice Jorge Luis que hasta contempla instalar los poderes municipales en el viejo Palacio de Gobierno y adecuar oficinas especiales en el Complejo Administrativo, para que sea ahí en donde despache el gobernador.

También, el candidato del PAN es enemigo de las lujosas “Suburban” y le sugerimos que en su proyecto no sólo desaparezca los lujos en el parque vehicular, sino que coloque la leyenda “Gobierno del Estado” en todos los vehículos oficiales, para que la gente ubique el uso que se les da, además prohíba el uso de cristales polarizados y reglamente el lugar de encierro de los mismos, una vez concluidas las jornadas laborales.

No anda mal el PAN en eso de la austeridad, la transparencia y la modestia, creemos que todos los candidatos deben entrarle de frente a estos puntos. Gran parte del hartazgo popular se deriva de la ostentación y el despilfarro oficial.