En la Mira


René Montes de Oca

 

CHIKUNGUNYA, UNA ADVERTENCIA SANITARIA

 

A lo largo y ancho de nuestro estado se están detectando casos de una nueva enfermedad, denominada chikungunya, transmitida por mosquitos que la difunden de manera alarmante. El origen de este padecimiento febril se ubica en el continente africano y en lenguaje regional significa doblarse, caminar con dificultad.

El ya alto índice de personas que registran este padecimiento ha obligado a las autoridades sanitarias a emprender una intensa campaña de orientación, para que no surja un estado de pánico, acompañado de especulaciones negativas. La enfermedad no es mortal, sus síntomas son de altas temperaturas, dolores en articulaciones, falta de apetito, agotamiento y amerita reposo durante su permanencia, que puede ser de tres a cuatro días y en algunos casos hasta 12.

No tiene cura, su tratamiento radica en reposo, tomar líquidos, apoyarse en medicamentos contra el dolor y la fiebre, trastornos que se presentan durante el tiempo que el virus hace estragos en el enfermo.

Ahora, de manera desesperada y desorganizada, vemos que se están realizando fumigaciones por todos lados. La salud pública debe enfocarse más a la prevención que al combate de las enfermedades; trabajar de esa forma evita fuertes erogaciones, educa y propicia una organizada participación comunitaria en acciones sanitarias.

En este caso particular, una vez detectado el foco de infección, las autoridades cuentan con la información requerida, que solamente espera proyectos inteligentes, trabajo organizado, manejo transparente de los recursos e iniciativas que vengan a responder eficientemente ante la problemática sanitaria que lamentablemente cada día se incrementa.

Afortunadamente, la famosa enfermedad del chikungunya no está clasificada como mortal, pero en un descuido se convertirá en una agresiva epidemia regional, con alto costo en medicación y pérdida laboral por incapacidades médicas.

Este padecimiento viral, con características febriles, representa un alerta a la humanidad entera. Son las Organizaciones Mundiales de la Salud y la misma ONU, quienes deben incrementar su apoyo sanitario a regiones pobres e insalubres del orbe, que está comprobado son verdaderos caldos de cultivo para los nuevos virus conocidos y otros que con seguridad muy pronto infestarán el planeta.

La problemática es global, los virus no tienen fronteras y corresponde al primer mundo atender la salud pública quebrantada, desgraciadamente, por aquellas regiones tan inhóspitas, como pobres e insalubres, declaradas definitivamente incapaces para resolver por sí solas, las condiciones sanitarias desastrosas que los aquejan y que ahora se convierten en una seria amenaza para la humanidad entera.

Esto de la fiebre chikungunya es un llamado a las autoridades sanitarias del país. Bien vale la pena evaluar el desempeño de las estrategias parta su combate, revisar concienzudamente los resultados obtenidos, planificar y transparentar el manejo de los recursos. No es tiempo de protagonismo, basta ya del discurso acostumbrado, es el momento de aceptar realidades.

Si no hay recursos, ¡que se gestionen!, si éste no es suficiente, ¡que se incremente!, pero para ello primero se debe exigir transparencia, que se den a conocer los avances, los logros y los trabajos efectivos. Que no sea hasta que los medios lo denuncien, o sea tema en tiendas o tortillerías, cuando se confirme oficialmente que existe el problema.

 

SALUDO CON AFECTO A “GABY”

 

Gabriela Benavides Cobos es, sin duda, una política que no solamente ha conquistado rotundos éxitos, sino que ahora se le considera una mujer con mucho futuro político.

“Gaby”: Ayer lamenté no asistir al desayuno que tuviste la gentileza de ofrecernos al grupo colimense más reconocido de gente de opinión en los medios. Me hubiera gustado mucho charlar sobre tus interesantes experiencias en la pasada contienda, en donde sin duda fuiste una estrella refulgente. Tu buen trabajo por Manzanillo fue compensado por el éxito rotundo en las urnas.

No fue nada fácil, desbancaste a un buen adversario. Pero fue la lealtad de tu gente, esa cátedra cotidiana que impartes con el ejemplo, la que sacudió la conciencia de los porteños. Estuvieron contigo, porque tú siempre te has entregado a ellos. ¡Aquí no hay vuelta de hoja! El chikungunya es parejo, escogió precisamente estas fechas para hacerme su víctima y en verdad sentí mucho no haber estado contigo.