Enfoque Político


José Miguel Jiménez Preciado.-

“NACHO” PERALTA, GOBERNADOR ELECTO

Una vez que ha concluido el recuento de los votos, en los que se incluyen las 63 casillas que no se contabilizaron en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep) de la elección de gobernador, ya se tiene un resultado: Ignacio Peralta Sánchez es el gobernador electo por la mayoría de colimenses, incluidos los que votaron en el extranjero.

El recuento de sufragios en un principio amplió la ventaja que “Nacho” tenía sobre su más cercano competidor, el panista Jorge Luis Preciado Rodríguez, pero luego volvió a cerrase la brecha al concluir con una diferencia de apenas 544 votos a favor del priísta.

De ahí que ahora se entienda el por qué el candidato del PAN se negara a presentar ante notario las actas electorales en las cuales según él sustentaba su triunfo electoral. No había tal, de antemano sabía de su derrota, pero optó por jugársela.

Algunos senadores del PAN denunciaron una elección de Estado, pero al sumarse al recuento de votos, algunos optaron por hacerse del lado de la legalidad y como en el caso de Ernesto Ruffo Appel, a quien se acreditó como representante electoral ante el Consejo Municipal Electoral de Colima, validaron y dieron constancia de que no hubo irregularidades durante el conteo de los votos. El único que se sumó fue el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, quien tiene sus razones.

A nivel nacional, sus compañeros de partido, como Margarita Zavala, el senador Ernesto Cordero y el exgobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez, le cuestionan al aún dirigente nacional del PAN el haber obtenido los peores resultados electorales en los últimos 25 años y haber perdido la gubernatura de Sonora. Lo acusan de atender sus muy particulares intereses políticos y desatender al partido en todo el país y como prueba están los magros resultados electorales a nivel federal y en algunas entidades federativas obtenidos por el blanquiazul. Y por ello exigen su renuncia.

En ese contexto, Gustavo Madero creyó que haciendo alharaca en San Luis Potosí y Colima, donde las elecciones para gobernador tuvieron resultados muy cerrados, pudiera rescatar algo de lo perdido electoralmente a nivel nacional y que hoy lo tiene en el ojo del huracán.

Lo peor que les pudo haber pasado al presidente del CEN del PAN y a Jorge Luis Preciado es que al realizarse el recuento de los votos, se subsanaron errores y se contabilizaron bien los sufragios con un resultado que no esperaban: El triunfo de “Nacho” Peralta.

Lo que demuestra que si bien es cierto que miles de ciudadanos votaron por las fórmulas que el PAN presentó para ayuntamientos y diputados locales; también lo es que no todos otorgaron su voto a Jorge Luis, sino al priísta “Nacho” Peralta. Jorge Luis y varios de sus compañeros de partido no creen en el voto diferenciado, que es tan real como el hecho de que los colimenses ignoraron su llamado a ejercer el voto útil.

Es previsible que Preciado recurra a los tribunales electorales a defender “su triunfo”, aunque ya lleva en contra el primer revés que le propinó el recuento de votos. Habrá que ver qué será lo que denuncie y las pruebas que presentará.

LEÑA AL FUEGO

 

Fiel a su protagonismo, la presidenta del IEE, Felicitas Valladares, no se midió ni tampoco midió las consecuencias de sus irresponsables declaraciones, al señalar, antes de concluir el conteo de los votos en Manzanillo, que la tendencia se había revertido a favor del candidato del PAN, Jorge Luis Preciado Rodríguez. Declaración que recogió la prensa nacional y que de inmediato dio por hecho que el gobernador electo era el panista. La confusión llegó a tal punto que en entrevista radiofónica, Jorge Luis Preciado hablaba como gobernador electo, regresando la confianza que antes le había quitado al IEE por haber hecho bien las cosas y respetar la voluntad ciudadana… cuando de repente lo mandan a corte comercial. La razón: “Nacho” Peralta era el ganador de los comicios del siete de Junio. Ese oso puede costarle el cargo como presidenta y consejera del IEE a Felicitas Valladares.

PARA CERRAR

 

En estas elecciones hubo dos partidos políticos que crecieron en las preferencias electorales de los colimenses: El Partido Verde Ecologista de México (Pvem) y Movimiento Ciudadano (MC). El Pvem desplazó a PRD como tercera fuerza política en el estado; mientras que el MC le disputa al partido del Sol Azteca la cuarta posición y hasta la diputación plurinominal. EL verde obtuvo dos alcaldías, la de Minatitlán y Armería, y un sinnúmero de regidores en el resto de los municipios. A Movimiento Ciudadano lo ayudó mucho la figura de “Locho” Morán que hizo crecer a varios candidatos a las alcaldías que aunque no ganaron, están en posibilidades de obtener una regiduría.

Al PAN le ocurrió lo mismo que al MC, su candidato a la gubernatura, Jorge Luis Preciado, impulsó a todos los candidatos que presentó Acción Nacional tanto en la elección federal como en las elecciones locales; al grado que varios de ellos nadaron de “a muertito” durante las campañas electorales y aun así obtuvieron el triunfo. Eso sí, a los que ayudó, no le recompensaron lo suficiente para llevarlo a ganar la gubernatura, se quedó en el intento.