Entre las Palmeras


 

¡QUE COMPARACION!

Eunice Flores

La última fecha que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) Delegación Colima, dio para concluir la obra del distribuidor vial en San Pedrito, fue los primeros días de julio. Aún cuando así fuera y cumplieran a cabalidad con la última fecha que dieron de plazo, no se considerará nunca que fue terminada en tiempo y forma, pues tuvo un retraso de bastantes años.

Los manzanillenses ignoramos por qué una obra tan pequeña, hablando solamente de la del distribuidor vial, ha durado muchísimos años, cuando mide poco más de un kilómetro. Aún que contáramos la del túnel ferroviario, en tamaño las dos jamás le llegarán a la obra que se está llevando a cabo en la ciudad de Guadalajara correspondiente a la Línea 3 del Tren Ligero. Esta magna obra tapatía recorrerá 21 kilómetros y medio, con 18 estaciones a lo largo de su recorrido, 13 de las cuales serán elevadas o externas, y otras cinco subterráneas.

Claro que, para abrir el terreno para esas cinco estaciones subterráneas utilizaron una herramienta especializada en abrir túneles; que, por cierto, la trajeron del extranjero y pasó primero por nuestras narices, pues fue a través de Manzanillo que la tuneladora se llevó hasta Guadalajara.

A diferencia de las interminables obras del Portal API, los habitantes de la Perla Tapatía no se clavaron muchos años en abrir un solo túnel de cinco. Los hicieron rápido, pues hay que recordar que semejantes trabajos los iniciaron apenas en el 2014.

Apenas andarán cumpliendo los tres años, y ya llevan el 80% de avance. Pero, ¿por qué hablo de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara? Es porque esa construcción tendrá mucho que ver con los manzanillenses. Sí, leyó usted bien. Tendrá que ver con nosotros, y mucho. Prácticamente, Guadalajara y Manzanillo son ciudades hermanas, aunque ningún gobierno porteño hasta la fecha se haya ocupado por establecer lazos fraternos de forma oficial.

Quienes viven en la Perla Tapatía vienen mucho a nuestra ciudad y puerto, tanto a turistear, como a trabajar o a hacer negocios, pues son muchos los proveedores de empresas tapatías que vienen a levantar pedidos a un sinfín de negocios establecidos en nuestra ciudad y puerto. Pero, también los manzanillenses dependemos muchísimo de Guadalajara, pues acudimos a cada rato; y, si no me cree, cheque las salidas de los autobuses y se dará cuenta que hay salida para allá cada hora, en promedio, y abundando la competencia entre empresas.

Al igual que los tapatíos a Manzanillo, los porteños solemos ir de vacaciones, a hacer compras, sobre todo de ropa, o a visitar familiares y, en casos más tristes, por el traslado de algún enfermo de Manzanillo a Guadalajara. Muchos porteos han emparentado con tapatíos y viceversa, pues debido a las visitas que constantemente hacemos los porteños a Guadalajara, la Línea 3, que iniciará operaciones desde la Central de Autobuses hasta el meritito corazón de Guadalajara, que es su Centro Histórico, facilitará ese traslado, tanto en tiempo como en economía, pues la ruta la harán en tan solo 33 minutos de recorrido, y su precio al parecer será de menos de 10 pesos; a diferencia de los 130 ó 140 pesos que cobra un taxi tapatío de la Central hasta catedral.

De hecho, creo que la Línea 3 favorecerá más las visitas de los porteños a esa ciudad. ¿Ya ve que sí tiene que ver con los manzanillenses la magna obra de la Línea 3 del Tren Ligero de Guadalajara? Casi podría decirle que al estar leyendo este artículo, ya le dieron ganas de estrenar este tren.

Aunque la cosa pintaría mejor si Manzanillo hiciera lo propio y gestionara el regreso del tren pasajero Manzanillo a Guadalajara. Como sería más barato que el autobús, seguramente en nuestras quincenas iríamos a pasear a la capital jalisciense de forma más frecuente.

Pero bueno, ya nos conformamos con que terminen las obras del Portal API. Y lo del tren pasajero lo dejaremos para después.

Que tenga un bonito día.

Se el primero en comentar en "Entre las Palmeras"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.