Entre las Palmeras


SEAMOS SOLIDARIOS

Eunice Flores

Como todos sabemos, los comerciantes de la zona centro de nuestra ciudad y puerto se han visto bastante golpeados en su economía por causa de la obra Portal API. Aunque es de sentido común no querer transitar por una zona problemática, debiéramos hacer una excepción a ese sentido y apoyar a nuestros hermanos del Centro Histórico.

Dicen que como mexicanos somos muy solidarios, pues siempre se tiende la mano al necesitado cuando hay grandes catástrofes en otros estados de la República Mexicana y en otros países. Frecuentemente vemos historias en la televisión bastante conmovedoras y rápidamente nos movemos en apoyo a esa situación, en casos como los de los niños de Teletón, por citar un ejemplo.

Apelando a esa solidaridad, quiero invitarlo a través de este espacio a que hagamos lo que esté de nuestra parte para ayudar al sector comercial céntrico de nuestro querido Manzanillo, haciendo el esfuerzo de sortear la zona de San Pedrito y seguir soportando los implacables pasos del tren carguero, pensando en la buena causa de sacar adelante a empresarios que están a punto de la quiebra en la zona urbana.

Empresarios que también dan empleo, a los cuales, cuando se les visita, se acostumbra regatearles y a tratarlos con cierta dureza; mientras que en las mega tiendas pertenecientes a grandes emporios nacionales y trasnacionales, aparte que no se les regatea, todavía se les redondean los centavos a su favor y se aceptan todas las promociones que ellos realizan constantemente.

Afortunadamente, en el Centro Histórico se puede encontrar de todo, como son: Restaurantes de buena comida, ferreterías, tiendas de ropa, farmacias, hoteles, tiendas de autoservicio, sastrerías, estéticas y peluquerías, fruterías y verdulerías, carnicerías, gimnasios y un sinfín de giros, algunos asentados en Manzanillo desde hace muchísimos años, atendidos personalmente por sus propietarios, pioneros en la creación de fuentes de trabajo para los porteños.

No hay que ser tan indiferentes a la situación que todos ellos están viviendo, pues no vaya a ser que el día de mañana la zona norte esté en una situación difícil, y después les anden pidiendo a los del Centro Histórico que acudan en su auxilio. Recuerden que la vida es como una rueda de la fortuna, que el día de mañana da un giro, y los que están en bonanza pueden estar en desgracia.

Si existieran en un futuro problemas fuertes, los emporios se van; esas grandes firmas que usted ya conoce, desaparecen cuando no conviene a sus intereses, pues son cadenas que lo mismo pueden estar en Manzanillo que no estarlo; mientras que los locales existen aún cuando ha habido grandes terremotos, ciclones, inundaciones, lloverales, obra pública en sus contornos, etc.

Los comercios del Centro Histórico son atendidos por sus propietarios porque les interesa su negocio. Son personas bastante conocidas y la mayoría viven arriba o al fondo de sus negocios, y si tiene alguna queja, le van a tratar de solucionar el problema, porque le tienen amor a su empresa, son los dueños, y no es posible que por una obra que ellos no pidieron, ni han estado nunca de acuerdo, la mayoría de los porteños les den la espalda.

Cuando se anuncia que la comunidad portuaria alcanza cifras que ponen en alto nuestro puerto, se celebra y hasta hay cierto orgullo. No sé ni de qué, porque de todas esas ganancias que se generan, a Manzanillo no le tocan más que migajas; en cambio, nos debiéramos sentir orgullosos de los empresarios locales que han subsistido a pesar de tanto que han pasado y siguen pasando.

No solamente existen negocios en el Centro Histórico; hay que recordar que dentro de él está nuestro enorme monumento del Pez Vela, obra del escultor Sebastián, que es un ícono representativo de Manzanillo a nivel mundial. También tenemos grandes espacios como el jardín, la Plaza Juárez, la Plaza de la Perlita, el Paseo Espíritu Santo y el muelle de la Armada; todas estas plazas teniendo como fondo una de las más hermosas bahías del mundo.

Lleve a sus hijos a conocer todo esto, a caminar por calles como México, Carrillo Puerto, Juárez y los portales, e incúlqueles el amor por el Centro Histórico, como hicieron sus papás con usted. Esperemos también que muy pronto tengamos ya acceso al rompeolas.

Si usted quiere admirar nuestras dos bahías, que en conjunto hacen un corazón, puede escalar el Cerro de La Cruz en la zona céntrica. Así que, si se ofrece, hasta montañismo tenemos. En fin, que el Centro Histórico es una zona muy bonita de Manzanillo, que vale la pena aquilatar, independientemente de la obra de San Pedrito y del paso del tren.

Que tenga un bonito día.

Se el primero en comentar en "Entre las Palmeras"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.