Entre las palmeras


Eunice Flores.-

A LO BUENO, PRONTO

NOS ACOSTUMBRAMOS

Una de las razones por la que los porteños están animados a votar este próximo siete de junio es para dar continuidad a todos los programas sociales, obra pública e inclusive agregar nuevas acciones, que ya se han iniciado de forma incipiente, como promover los mercados 5 de Mayo, El Valle y El Colimense, o sea, los ajenos a las tiendas departamentales.
Dar seguimiento siempre ha sido el “coco” de las nuevas administraciones, pues muchas veces hasta cuando llegan del mismo partido, el orgullo propio o los intereses de un sector son diferentes a los del Cabildo que acaba de terminar y se cambia el rumbo totalmente.
Las amas de casa por supuesto que quieren seguir contando con las becas de sus hijos y uniformes escolares, entre otros programas que está llevando con éxito la actual administración.
En cuanto a obra pública, los porteños quieren seguir teniendo pavimento hidráulico en sus calles, sin tener que aportar el 50 por ciento ellos y la otra mitad el municipio, pues como todo mundo sabe, el pueblo pagando sus impuestos tiene derecho a obra pública.
Además, tiene más obligación de aportar la Administración Portuaria Integral (API) que la ciudadanía, debido a tantas molestias que nos ocasionan. En cuanto al apoyo para los locatarios de los mercados locales, se requiere hacer publicidad para ellos, poner letreros estratégicamente en la ciudad para que propios y extraños los puedan visitar, aparte que se necesita dar mantenimiento e, inclusive, la restauración de algunos de ellos, como es el 5 de Mayo y el de comidas, mejor conocido como Los Agachados, que al parecer no está en muy buenas condiciones; aunque aquí valdría la pena señalar que, quien quede en el Ayuntamiento como cabeza, el mejor apoyo que podría dar es el freno de la apertura de nuevas tiendas departamentales o de autoservicio; emporios que tanto han dañado a los comerciantes porteños.
Hasta ahorita podemos decir que las cosas se han estado llevando muy bien en los últimos años, y es por eso que se quisiera que todo siguiera por ese camino, y no moverle mucho; porque luego llegan personas queriendo reinventar todo, hacer una revolución, y es ahí donde se le da al traste a lo avanzado.
Por eso es que el electorado seguramente va a valorar muy bien no perder todo lo que han obtenido con Virgilio Mendoza, hecho que todos reconocen.
Dice un refrán que a lo bueno pronto se acostumbra uno, por lo que, en estas próximas elecciones, hay que elegir a quien garantice que esto último va a seguir.
Que tenga un bonito día.