Entre las palmeras


Eunice Flores

 

TREMENDO ERROR PORTUARIO

 

En esta ocasión quiero comentar una excelente entrevista que hizo nuestro director general, don Carlos Valdez Ramírez, a Héctor Urióstegui Moreno, experto en operaciones logísticas y temas portuarios, la cual salió publicada de forma exclusiva en este prestigioso diario el pasado 17 de abril, donde hace revelaciones muy importantes sobre las obras que actualmente se están llevando a cabo en Manzanillo, correspondientes al Portal API-Laguna.

Una de las cosas más sorprendentes que menciona esta persona es que las vías ferroviarias que atraviesan el vaso lacustre fueron mal planeadas, ya que esa zona será de muelles. Los porteños auténticos siempre hemos sabido de estos planes, y si no lo creé, simplemente vaya y pregúntele a los vecinos de las colonias Libertad y Punta Chica.

Yo soy de ahí, ahí crecí, ahí viví y siempre hemos sabido de esa situación; razón por la que muchas veces los vecinos se niegan a vender sus casas, porque hay la esperanza fundada que empresarios portuarios las comprarán llegado el momento, a un alto precio. Otra prueba es la apertura del cerro que forma El Tajo, hoy calle J. Jesús Alcaraz, que originalmente no iba a ser una vialidad, sino un canal de acceso que uniría la bahía de Manzanillo con la Laguna de Cuyutlán, del lado de las colonias en mención; y que conste, que esto viene desde mediados del siglo pasado.

Solamente la gente que no es de aquí, que no conoce nuestra historia y que se la pasan horas detrás de un escritorio, ignoraron esto. Otro planteamiento que hace Urióstegui es que se reconsidere la obra, ya que el tren debería ir bordeando la carretera de la autopista, sin estorbar la zona donde se crearán las posiciones de atraque; para esto ya existe un proyecto que todos los porteños conocemos como Decreto de 1993, donde se contemplaba desde entonces la salida del tren carguero por el libramiento de Tapeixtles, que entronca directamente con la autopista Manzanillo-Colima, pues su salida sería cercana a esa carretera.

O sea que, una vez más, había razón de sobra para respetar tal decreto, y se encapricharon algunos políticos de la ciudad de Colima y hasta de la Ciudad de México, en querer sacar el ferrocarril por las colonias Punta Chica y Libertad, como se ha hecho hasta hoy. No sólo se afectará a los pescadores y colonos, sino que le darán recio a la propia productividad portuaria, ya que, según Urióstegui, al seguir los vías como ahora han sido trazadas, se reducirá el espacio lacustre, afectando los canales de navegación, reduciendo el espacio para que transiten y maniobren los barcos.

Incluso, podría ocasionar que hubiera accidentes, al tener que moverse los buques unos cerca de otros.

Es un grave error que le tenemos que achacar y reclamar a Fomento Económico y SCT el que ellos mismos, que impulsaron tanto el túnel ferroviario y el nuevo trazo de las vías sobre la laguna, hayan sido también quienes elaboraron el proyecto del Puerto II; sin embargo, su error costará muy caro. Podría solucionarse, pero será un recurso económico que se hubiera podido ahorrar si se hubiera respetado el proyecto original, como exigíamos justamente los manzanillenses.

Llama mi atención que Urióstegui Moreno haga mención que este tema apareció en la tesis de titulación de un estudiante, y a pesar que es un neófito en la materia, tenga más visión que los que presumen de experiencia, lo que ratifica que en Colima hay jóvenes bien capacitados e inteligentes para planear proyectos de gran escala, y a su vez, políticos tercos, cerrados de entendimiento y sin visión alguna.

Manzanillo ha sido por años la capital económica de nuestro estado, pero qué bonito fuera que el beneficio de la industria portuaria llegara también a los municipios de Armería y Tecomán, a los que tanta falta les hace un impulso económico de gran magnitud, sobre todo al primero. Yo sé que sí se puede, pero echando abajo cuéstenos lo que nos cueste el proyecto que actualmente se está llevando a cabo. Entonces se podría crear el corredor industrial hasta Tecomán.

De resarcirse este error, perderíamos un dineral, pero creo que a un mediano plazo se podría recuperar, si se sacan las vías por donde el decreto del 93 dice; claro que con alguna ligera mejora, donde expertos actualicen el proyecto, adaptándolo a la nueva infraestructura carretera. Lo portuario genera tantas ganancias, que si se detona explosivamente este crecimiento, la corrección del error se pagará sola; estamos a tiempo, sólo es cuestión de querer, de quebrantar un poco el orgullo de algunos funcionarios empecinados y tener la visión para emprender la construcción de un puerto de proporciones gigantescas, que, con la eficiencia que caracteriza a Manzanillo, seguro que seríamos el mejor puerto de Latinoamérica, y uno de los primeros del mundo; lástima que dos rieles y el berrinche de unos cuantos lo estén a punto de echar a perder.

Si por el contrario, se continúa con el trazo equivocado, no nos extrañe que a un mediano plazo otros puertos nos coman el mandado, como podría ser Lázaro Cárdenas. No cabe duda que esta entrevista ha sido muy reveladora. Enhorabuena para mi casa, EL NOTICIERO DE MANZANILLO, por presentar estas grandes exclusivas, que me hacen sentir orgullosa de pertenecer a ella.

Que tenga un bonito día.