Entre las palmeras


Eunice Flores.-

 

LA NOTA MAS INTERESANTE

 

Cuando vemos o escuchamos noticieros generalmente llaman nuestra atención las notas de política, espectáculos, deportes y hasta las policíacas; pero muy pocas veces, por no decir que nunca, prestamos oído a la parte económica. Específicamente en cómo se cotiza el dólar.

Debiera importarnos más que lo otro, porque, si el precio del dólar aumenta, nuestra economía se va para abajo. La quincena pasada escuché que la moneda americana oscilaba ya en los 16 pesos. Me dio mucha preocupación, porque entendí que a mi despensa habría que quitarle más cosas o bajar la calidad de algunos productos. Porque en ese pequeño detalle supe que las cosas iban a estar más caras, y no me equivoqué.

Al estar a 16 pesos o más el dólar, los grandes empresarios, para proteger su mercancía, aumentan precios. Se dice que con el alza de esta moneda las importaciones se verán afectadas, y eso suena muy lejano o a que sólo afecta, cuando más, a lo portuario. Pero no, esto nos afecta en todas las áreas económicas.

Recuerde que nuestro combustible se tasa en dólares, y si aumentan, el precio de la gasolina y el diesel también se van para arriba. Y al irse para arriba el combustible, todo lo demás también aumenta de precio, como la verdura, la fruta, el abarrote y todo aquello que tiene que transportarse en vehículos para surtir a las tiendas en que usted compra. Esto también abarca a las ferreterías, tiendas de material eléctrico, mueblerías y en el área de tecnología y cómputo.

Como ve, una de las notas que nos parece más insignificantes de los noticieros es la que en la práctica nos trae más problemas. Así que, cada vez que escuche sobre los valores monetarios, preste mucha atención, y en base a esto, haga sus gastos mensuales o quincenales.

A veces creemos que ocupamos ser licenciados en economía, en administración de empresas, contadores públicos o analistas financieros para saber las consecuencias de la caída de nuestro peso. Esta es otra cuestión. No es que el dólar suba; es que nuestro peso baja.

Si hoy escucha que tenemos que pagar más de 16 pesos por un dólar, y en la próxima quincena, en vez de 16, 15, eso significa que su despensa tendrá un precio estable; pero si oye que se dispara a 17 ó 18, asústese. No sólo las importaciones se afectan, se afecta todo. En lo que sí no estoy de acuerdo es que le echen la culpa a cualquier tontería para justificar la devaluación de nuestra moneda, como por ejemplo, dicen que los griegos tienen la culpa. Porque se valen de cualquier chisme o suceso para achacarle la responsabilidad, con tal que el gobierna no reconozca sus errores. Ya nomás falta que digan que por culpa de los maestros hay una devaluación en el país.

Que tenga un bonito día.