¿Es justo el aumento a las tarifas de transporte?

Transporte urbano, Manzanillo | EspecialTransporte urbano, Manzanillo | Especial

Aumentar el costo del pasaje a los usuarios le da duro a la economía de los porteños

Cuando uno escucha o lee noticias o se entera de ellas en alguna plática o en las redes sociales, generalmente esto no pasa de adquirir conocimiento e información. Muchas de ellas hasta se nos olvidan en el trayecto de un mismo día, pues no tienen mayor trascendencia. Sin embargo, hay otras que sí nos sacuden, pues causan verdadero terror.

Precisamente el pasado jueves me enteré de una bastante escalofriante, pues se trataba, nada más y nada menos, que de volver a incrementar el precio del pasaje en el transporte público urbano, tanto en camión como en taxi.

Resulta que los concesionarios de camiones y dueños de carros de sitio se han quejado de lo caro que están el combustible y las refacciones y que, según eso, esta es la razón por la que se está considerando el abusivo incremento en los costes; siendo la proposición que el aumento al pasaje sea de tres pesos para los camiones urbanos en Manzanillo, Colima y Villa de Álvarez y de cinco pesos en la dejada de taxi.

O sea, que de cobrarnos nueve pesos en un camión por un viaje, ahora pretenden cobrarnos 12 pesos y los taxistas, incrementarían precios de 18 a 23 pesos en una misma zona; claro que sin contar con los dos pesos adicionales que los choferes de los carros amarillos cobran arbitrariamente desde hace mucho.

Aumentar el costo del pasaje a los usuarios le da duro a la economía de los porteños. De hecho, si antes vivían para trabajar, ahora tendrían que vivir para trabajar y para mantener a los concesionarios del transporte público, antes incluso que a su propia familia.

El aumento también afectaría a la educación, pues generaría deserción escolar. Muchos padres mandan a sus hijos a la escuela tres días a la semana, por no ajustarles para cubrir el importe del pasaje del camión urbano y con el aumento propuesto, solamente los mandarían dos días o de plano, los sacarían definitivamente de sus escuelas.

Cuando aumenta el precio del pasaje, específicamente en el caso de los colectivos, el alza debe ser considerada al doble y eso, espero que las autoridades lo tomen bien en cuenta, pues es lógico que quien toma un camión para desplazarse a cierto lugar, es casi seguro que tendrá que tomar otro para el regreso, por lo que el incremento sería prácticamente de seis pesos y esto, por persona.

Por otro lado, ¡qué fácil es para los concesionarios el exigir incremento al precio del pasaje, porque según ellos, no les ajusta para pagar el combustible y las refacciones; cuando los trabajadores no pueden exigirle a los patrones un incremento a su sueldo, porque no les ajusta para vivir.

Ruta 22 de Colima | Foto: Especial

Ruta 22 de Colima | Foto: Especial

En cuanto al combustible, al menos a los usuarios les consta que sí le ponen, tanto a los camiones como a los taxis, pero en cuanto a lo de las refacciones, ¿será que de veras las compran?

Esto lo comento, porque las unidades están cada vez más deterioradas, más viejas que una tortuga y a leguas se nota que apenas pueden subir los distribuidores, otras son muy ruidosas y algunas frenan en cámara lenta.

Las clases de mecánica los usuarios las obtenemos de las mismas unidades, ya que hay una que otra en buen estado, que frena donde el chofer indica y no unos metros después; además, suben con mucha facilidad los segundos pisos y no hacen tanto ruido en su marcha. Claro que estos camiones son una rareza.

En el 2017 ya tuvimos un incremento de dos pesos, cuando los concesionarios prometieron mejorar el servicio con nuevas unidades y choferes más capacitados. A la fecha, no hemos visto ni una ni otra cosa. Siguen los mismos vejestorios de unidad y los mismos cafres al volante.

En cuanto al argumento de los concesionarios, alegando que el tener un camión no les es negocio en las actuales condiciones de cobro, les recuerdo que antes de serlo -un negocio-, es un servicio que se brinda a la población y si no les parece, pues que cambien de giro y su concesión le sea dada a otra persona que esté dispuesta a servir o que  la tome el mismo gobierno.

En cuanto a los taxis, hay que decir que el incremento planteado para ellos también es abusivo, pues desde que les autorizaron cobrar 18 pesos dentro de una misma zona y cinco adicionales por cada zona cruzada, ellos siempre le han agregado al cobro dos pesos de más de forma arbitraria y limitan las zonas donde les da la gana y no donde están estipuladas, siendo el cobro final el que ellos quieren.

Taxi circulando en el centro de Manzanillo | Foto: El Noticiero de Manzanillo

Taxi circulando en el centro de Manzanillo | Foto: El Noticiero de Manzanillo

Lo bueno es que un taxi generalmente se toma de forma ocasional, a diferencia de los camiones, que son cosa de todos los días.

Espero que quepa la prudencia en las autoridades y el sentido común para no aprobar los abusivos incrementos.

*Que tenga un bonito día.