Grave desorden del transporte en Colima


Como sociedad colimense poco podemos hacer para resolver el gran desorden de la ahora denominada Subsecretaría de Movilidad del Gobierno del Estado y menos aún pueden hacer los mismos transportistas concesionados para rescatar al Sistema de Transporte Público de la entidad por su eminente quiebra económica en la que hoy viven, sobre todo los transportistas de camiones urbanos y suburbanos que fue causado por este gran desorden de la dependencia y por desinterés de los últimos gobernadores, ya no pueden capitalizarse para modernizarse, pues ahora les roban el pasaje en sus mismos paraderos tanto los taxis como las mototaxis, están en la quiebra, los camiones traen cuando mucho cinco pasajeros y no alcanzan a veces ni pagar el combustible.

No sabemos si los gobernadores en turno no saben qué hacer por su gran irresponsabilidad por designar como siempre a titulares que desconocen el ramo y que nada saben de transporte o definitivamente no tienen voluntad ni interés para resolverlo, pues nunca se sientan a dialogar bien con los concesionarios y loteros vendedores de autos o agencias de vehículos, es evidente que hay un gran burocratismo, si alguno de nosotros vamos a solicitar cambio de placas o pedir un permiso para circular sin placas, te mandan por un tubo al recibirte y dicen que primero solicites por internet tu cita o pagues al gestor 500 pesos para el trámite, quienes también sufren los embates, pues ahora les dan una sola ficha y antes les asignaban hasta cinco diarias y por eso cobraban 200 pesos.

Pero si logras la cita te imponen muchos peros y peros, te tratan como a un delincuente en su gran interrogación para no expedirte nada, hasta te alegan que la firma de quien te lo vendió tiene una colita de más y que vayas a traértelo personalmente para que vuelva a firmar aún se encuentre en otro estado o en Estados Unidos, cuando bien se sabe que si es falsificada la firma el único de la responsabilidad penal o administrativa es quien hace el trámite, porque es evidente que trae dicha unidad y la factura original se presume que se vendió y si el empleado tiene dudas que lo identifiquen oficialmente y plenamente la persona que hace el trámite y se agregue en el expediente y ya no es responsabilidad del empleado que hace el trámite, cientos de personas son regresadas por muchísimos motivos, Colima es hoy el estado que más complicaciones se tienen para realizar los trámites, parecieran que son agentes del FBI o de la CIA y no simples funcionarios que intenten agilizar los trámites.

Para lograr una cita para pedir un permiso o sacar placas es de un mes a 15 días si bien te va y como te ponen muchos peros, como a las tres veces que vayas en las citas te resuelven, es decir como a los dos o tres meses cambias de placas, mientras que si uno va a Tonila, Jalisco, en el mismo día haces todo y te traes placas de Jalisco mejor, lo mismo ocurre en Michoacán o en la Ciudad de México con los permisos para circular sin placas, en un solo día resuelves todo, Movilidad debería autorizar que al dar de baja unas placas automáticamente otorgarle un permiso para circular sin placas dicha unidad para que la persona que lo compra lo pueda mover, pero no lo hacen tiene que pedir nueva cita y tienen que llevar el carro nuevamente a revisión, ¡Qué burocratismo! Y que desinterés del gobierno estatal y hasta la fecha es lo mismo a pesar del cambio de administración estatal todo sigue igual y ahora peor porque en lugar de reorganizarse amenazan con operativos y detener a los que traigan permisos de otros estados, violando la Constitución de la República relacionada al Art. 115, pues dichos permisos son válidos en todo el país, como los de Colima también en otros estados.

Lo cierto es que hay gran desorden y un grave desinterés por mejorar el servicio en ventanillas y hacia el público en los quioscos, en otros estados inclusive los autorizan ya por línea sin asistir a las oficinas, cuando Movilidad en Colima es una dependencia con más recepción de recursos económicos para el gobierno estatal, pero los rechaza, pues miles y miles de pesos pierde mensualmente porque la gente prefiere sacar placas y permisos de otros estados por su gran burocratismo y cerrazón.

Parecieran que son empleados sindicalizados, no les interesa los ingresos del estado, ellos cobran igual y parte de este gran problema de los particulares viven también los concesionarios transportistas del servicio público, los dejaron morir poco a poco, pues ningún taxi de la entidad cumple la ley de permanecer en sus sitios al que le asignaron su concesión, los taxis de las localidades y rancherías se van a las ciudades a ganar más lana y a crear más desorden, por ello tienen ahora el conflicto con el servicio de las mototaxis porque muchas colonias y localidades las abandonaron los taxis, pero la sociedad pagaremos enormes costos sociales por esta gran irresponsabilidad que proviene principalmente porque los últimos gobernadores no les ha interesado sentarse con los mismos transportistas y modernizar el servicio, una solución sería municipalizar el transporte para que los ayuntamientos expendieran placas como se hacen en otros estados y así logren más recursos y porque el gobierno estatal ha sido incompetente.