Griselda defiende en el tribunal el relleno sanitario

La alcaldesa recomendó no usar la clausura del relleno sanitario como “caja china” -porque eso hicieron- para encubrir la manifestación que hubo en la ciudad de Colima por parte de pobladores de Canoas en contra del proyecto de mina. | Foto: Especial

Se acudió al Tribunal de Justicia Administrativa para presentar un recurso de nulidad contra la resolución del Imades de clausurar el relleno sanitario, haciendo una amplia presentación de pruebas de los trabajos que se están realizando, por lo que se pide al Tribunal que ejerza su autoridad y queden nulos los actos que el Instituto ha llevado a cabo en contra del ayuntamiento de Manzanillo y más aún, en contra de todos los manzanillenses.

Dijo la alcaldesa Griselda Martínez, quien responsabilizó al Instituto del Medio Ambiente por el problema de salud grave que está generando en Manzanillo por la clausura del relleno sanitario desde el pasado jueves.

Explicó que “el ayuntamiento recibió dos notificaciones previas y desde la primera se estaba trabajando, sin embargo, a través del Imades insistieron en que se tenían que tener ciertas condiciones para seguir operando, situación que se trabaja en resolver, tal es así, que en el relleno sanitario había maquinaria pesada trabajando en la formación de taludes, se estaban haciendo capas de balastre, también solicitadas; también se estaban preparando algunas obras de tipo civil con recursos recientemente aprobados en sesión de Cabildo y están preparando las licitaciones para llevarlas a cabo”.

Señaló la alcaldesa que llegó “la presunta tercera notificación y a los 15 minutos ya estaban clausurando, sólo se tiene oficio de una, la segunda que argumenta el Imades no la tenemos”.

Dijo que esta lamentable situación ya genera un problema de salud pública, ya que el Imades no ha tenido consideración y no han levantado los sellos de clausura, sin embargo, ya pasaron más de 24 horas de que el Instituto del Medio Ambiente recibió la documentación requerida en donde se hacía patente que “no estábamos siendo omisos con las recomendaciones como lo externaron y no han suspendido la clausura”.

“A pesar de saber que estamos en una emergencia sanitaria por el coronavirus, de que saben que tenemos un brote de dengue y que se ha estado descacharrizando y eso debe ir a parar al relleno sanitario, saben también que se sigue haciendo limpieza de calles y esos residuos también se están llevando al relleno, saben lo importante que es para el gobierno municipal el dotar del servicio de recolección a todo el municipio lo hacen. Y lo peor, sin tener la razón legal ni tampoco la razón moral”, señaló.

La alcaldesa destacó que mientras el Imades manifiesta su supuesta  preocupación por la presunta contaminación causada por el relleno sanitario, el Instituto no se ha ocupado en parar las actividades de todos aquellos lugares que están causando deforestación en Manzanillo y ha estado ausente; tampoco ha hecho nada para frenar la construcción de patios que han dañado los cerros y lo  más grave, el Instituto de Medio Ambiente del Gobierno del Estado ha venido aprobando los avances del proyecto de la mina en Canoas, cuando ellos saben la terrible contaminación de las aguas que se originaría en la zona alta del municipio y eso no les ha importado.

Dijo confiar en que el Tribunal de Justicia Administrativa resolverá inmediatamente su solicitud, así como resolvió en 24 horas que los pepenadores pudieran ingresar al relleno a realizar su trabajo de separación de residuos y al ayuntamiento le ordenó dejarlos pasar. “Sin embargo, el Tribunal no ha actuado de manera equitativa, pues ya pasaron más de 24 horas y no ha emitido resolución en favor de la administración para parar los actos que ejerció el Imades en contra del pueblo de Manzanillo”.

Griselda Martínez señala que se está cumpliendo, que está haciendo todo lo que está a su alcance para solucionar esta situación. Informó que se analizó la posibilidad de acceder al relleno sanitario de Cihuatlán, pero eso no es posible, pues en Manzanillo se generan diariamente 220 toneladas mínimo de basura y el relleno de Cihuatlán recibe entre 45 y 50 toneladas diarias, por lo que no hay condiciones para hacerlo así, como tampoco se ha podido hacer a través del relleno sanitario de Tecomán.

Informó además que alrededor de 90 empresas que se dedican a la recolección de basura de hospitales, de hoteles, de empresas portuarias (atendiendo a 500 empresas), y que están atravesando también por este problema porque ellos tampoco pueden usar el relleno y por ello esas empresas están considerando actuar también legalmente en contra del Imades y están en libertad de hacerlo.

Finalmente, Griselda Martínez les pide a las autoridades estatales atender esta situación cuanto antes, dejar el pleito político para más adelante. Recomendó no usar la clausura del relleno sanitario como “caja china” -porque eso hicieron- para encubrir la manifestación que hubo en la ciudad de Colima por parte de pobladores de Canoas en contra del proyecto de mina.

Dejó en claro que su administración está a favor de la gente y en contra de ese proyecto minero. Pidió el apoyo, confianza y colaboración de los ciudadanos manzanillenses: “Estén tranquilos porque estamos atendiendo el problema, ellos quieren desviar la atención de lo verdaderamente importante, pero nosotros lo estamos atendiendo bien”.