Hasta siempre, Don Carlos

El Noticiero de Colima en sus inicios. Foto: El Noticiero.


Es complicado escribir en medio del dolor y de
la nostalgia. Pero es sencillo hacerlo cuando
te vas a referir al amigo, al maestro, al tutor
y al confidente.

No hay mucho que decir cuando ante la vista de
todos las metas de vida están cumplidas:

Carlos Valdez fue un buen hijo, buen padre, buen esposo, buen
hermano, buen hombre y buen ciudadano.
Platiqué el miércoles pasado la última vez con el
amigo. Jamás pensé que fuera a ser la última vez que
cruzamos palabras.

Carlos, somos muchos los que te deberemos
eternamente la oportunidad que nos diste para ser
periodistas. Y somos muchos los que nos formamos
en tu escuela periodística.

Ya no estás aquí. Ya no habrá un “cómo estás Baldo” o un “qué haces hermano”. Pero en cada Punto
(.) Rojo que se publique llevará tu sello periodístico, porque orgullosamente me formé en tu escuela
profesional.

Cuando se va un buen hombre no hay mucho que
decir. Sólo gracias, gracias, gracias.
Y algún día leeremos tus crónicas taurinas en el
periódico del cielo.

Cuídate maestro y desde donde estés cuídanos a
los que nos quedamos.
Hasta siempre amigo y maestro….

MIS POSTDATAS DE ESTE DÍA
P.D. 1.- A doña Luisa Alcázar, a Carlos, a Rosa, a
Beto, a Hugo, a Lalo y a Edgar mis condolencias…
Y ni una línea más